Temas Especiales

25 de Oct de 2020

Cultura

Wolfe identifica causantes de crisis

BOGOTÁ. Los excesos financieros no son un tema nuevo en la literatura. Entre las décadas de los ochentas y los noventas aparecerían no...

BOGOTÁ. Los excesos financieros no son un tema nuevo en la literatura. Entre las décadas de los ochentas y los noventas aparecerían novelas como “American Psycho” (el libro de Bret Easton Ellis y su adaptación al cine); “Wall Street”, la película protagonizada por Michael Douglas y Charlie Sheen; “Infinite Jest”, de David Foster Wallace, y la lista sigue.

Y de ellas, el retrato más popular, el que se convirtió en el símbolo de una época, fue “La hoguera de las vanidades”, la cruda sátira en la que Tom Wolfe describe la vida de la élite social y financiera de Wall Street.

Por eso, a nadie sorprendió que en mayo de 2007 la edición web de la revista “Portfolio” publicara “The Pirate Pose” [La pose del pirata], el último reportaje literario de Wolfe sobre las características psicológicas y viles motivaciones de los gerentes de los fondos de cobertura, los sucesores de los asesores de la bolsa, aunque el excéntrico autor de nuevo generó polémica. Maleducados y arribistas, vestidos con ropa cara y de mal gusto, “esta gente” (como Wolfe los llama despectivamente en el artículo), eran “los nuevos dueños del universo”. A punta de alta ingeniería financiera sacaban el 2% de la inversión inicial de sus clientes más el 20% de las ganancias, y, en cuestión de un par de años, no eran millonarios sino billonarios.

Una verdadera crítica a la cultura del exceso. En octubre del 2008, Wolfe fue contundente en entrevistas con varios medios: para encontrar a los culpables de la caída financiera no había que buscar en Wall Street. Ahora estaban en las sedes de los fondos de cobertura en Greenwich, Connecticut los mismos que él había descrito en “The Pirate Pose”, esa nueva raza de hombres, que él había llamado “los dueños del universo”. ©PUBLICACIONES SEMANA