Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Cultura

Reinas y más..

E n la última gala del reality show “Realmente Bella Señorita Panamá 2009” y en mi calidad de jurado, muchas personas me hicieron el mis...

E n la última gala del reality show “Realmente Bella Señorita Panamá 2009” y en mi calidad de jurado, muchas personas me hicieron el mismo comentario contradictorio. Me decían por una parte que eso estaba arreglado (dos de los 3 jurados tenemos un pasado o un presente de estrecha relación con una de las agencias de modelos que envió a sus niñas a competir) y que para qué tanto sufrimiento si al final la elegida sería la persona obvia (modelo de esta agencia).

Mi respuesta, lejos de ser la de una persona ofendida por darme tan poco crédito como persona imparcial y de suficiente credibilidad como para no dejarme llevar por el background de las concursantes, era: “y dime tú, ¿quién es la más completa?”.

A lo cual me contestaban casi indefectiblemente: “Bueno, la verdad es que ella (la famosa aludida) tiene muchos pros?.”.

La pasión humana y los sentimientos de rabia, frustración o de resentimiento a veces nos ciegan, más allá de nuestra propia lógica.

Es algo así como:

Te amo, eres una persona maravillosa, pero no me puedo casar contigo porque eres fanática del club de fútbol enemigo acérrimo del mío.

Una idea tan arraigada en las mentes de muchas personas de que una sola agencia por sí sola pueda hacer lo que se le da la gana con una empresa formidable como la productora del show y con tres jurados cuya imagen respetable y objetiva es su mayor tesoro es poco válida.

Hay pocas cosas más dolorosas al ego que exponerse de manera pública a ser juzgados por nuestra belleza física y esforzarnos al máximo para muchas veces no lograr el reconocimiento o premio que deseamos.

No sé qué cosa hay más relativa que la belleza.

Supe las internas del concurso, escuché de sus frustraciones y tristezas al ser sentenciadas o no recibir premios menores en algunas categorías que se les daban a competidoras que parecían no merecerlos, al menos a sus ojos.

En algunos casos las reacciones, por demás humanas y comprensibles, tuvieron notas de agresividad que amenazaban con las paz interna del grupo de concursantes.

Hoy, al final de una extenuante jornada, el concurso ha finalizado y no nos deja a dos reinas: nos deja a 10 gladiadoras que aprendieron a medida que avanzaban, y me atrevo a decir que las 6 mujeres que brillaron en la gala final son todas material de primera categoría para diversos certámenes de belleza.

Aylin: seguro que has perdido el miedo escénico y brillarás por siempre. Alicia, hermosa como una perla negra, sólo el tiempo te dará la madurez que te ha de completar. Giosue, bella y famosa por un gris accidente, te esperan días radiantes de triunfos. Lisa, tú ya estás donde tienes que estar, eres la ganadora de tu propio mundo cool y lleno de estilo, una reina pop. Stephanie, bella y única, de una rara belleza y con mucho futuro. María Luisa, poderosa y de una belleza salvaje, llegarás muy lejos en la vida, y lo sabes. Lisette, diosa, un ejemplo de perfección en el escenario y en la vida. Lidia, bella como el día, radiante, si tu vida luce como tú lucías la noche final, todo saldrá bien contigo. Nadege, el mundo te espera y nosotros observamos con orgullo. Diana, sé tú y sé nosotros el próximo agosto, estamos contigo.

Y por lo pronto, nosotros nos sentamos a descansar un año más, preguntándonos quiénes serán las jovencitas cuyas vidas cambiaremos la próxima vez.

También qué sensibilidades tocaremos.

Veremos que nos depara el “Realmente Bella 2010”.