Temas Especiales

02 de Dec de 2020

Cultura

Continuamos hablando de vinos

Es de todos sabido que en Chile se produce mucho vino, hay para todos los gustos y para todos los bolsillos. Por lo general la gente aso...

Es de todos sabido que en Chile se produce mucho vino, hay para todos los gustos y para todos los bolsillos. Por lo general la gente asocia Chile a las grandes marcas que traspasaron las fronteras de ese país con mas celeridad debido a sus recursos y enormes producciones, no es momento de publicidad pero hay dos fundamentales Concha y Toro y Santa Rita tras ellos está Santa Carolina, Tarapaca, Montes, Viu Manent, Cousino Macul..

Y me olvido de bastantes, pero estos son los que principalmente han llegado con mas facilidad a los mercados de alrededor de Chile y sobre todo a USA por ende a nosotros.

Hay miles de marcas de vino más prestigiosas o menos, pero del mismo estilo de vinos, deliciosos Chardonays y Sauvignons blancs en las variedades blancas, extraordinarios cabernets y carmeneres y luego desiguales en los merlots y las otras variedades vitivinícolas de tinto.

Lo más curioso del vino chileno es lo fácil que es tomar los vinos de escala baja (en cuanto a precio), son sencillos sin complejidad, pero con las notas de cata características muy parecidas, siendo verdaderos clones los unos con los otros.

En esta clase de precios para mi en estos momentos son los más aceptables del mercado, precio–calidad.

En la línea intermedia encontramos verdaderas joyas y verdaderos fiascos, los chilenos enseguida utilizan la palabra reserva para los vinos y la utilizan a su manera para describir un mejor vino que el corriente del año.

Cada bodega hace y pone sin normas claras ni iguales esa palabrita a su libre albedrío.

Destaco aquí, por ejemplo, el Tarapaca gran reserva etiqueta blanca o el Marques de casa concha cabernet o merlot así como el Medalla Real o los Viu Manent Reserva o los Errazuriz Max o Los Vascos reserva, entre otros muchos que todavía no he probado o que ni conozco.

Son vinos a muy buen precio versus su calidad y que eclipsan a muchos vinos renombrados de otros países a más alto costo.

En la línea alta coincido con muchos amigos que es donde están muchos de ellos excesivamente caros para poderlos comparar con vinos de otras procedencias de los mismos precios de compra.

Con esto no quiero menospreciar a los vinos chilenos de alta gama pero hay vinos del viejo continente que cuestan lo mismo y están más logrados, pero lo peor no es que sean algunos; es que la mayoría de vinos chilenos de alta gama cuestan lo mismo que vinazos europeos, argentinos, australianos y hasta americanos del Norte no siendo, más que en contadas ocasiones, superiores o siquiera iguales. Pero como en todo los chilenos tienen el derecho a cobrar por sus productos lo que quieran o sientan.

Para mí en este apartado destaco Viu U, Altair y Seña, que los tres me fascinan, sin olvidar el Alma Viva; pero hago notar que por ese precio o menos me tomo mejores caldos europeos y si me apuran americanos del Norte.

Capaz que el averiado soy yo por haber nacido donde nací o porque mi memoria gustativa no esta todavía abierta a estos caldos, pero quiero decirles que disfruto mucho más con los de las líneas intermedias que con los de gama alta.

Cateto yo al fin, o simplemente viciado, pero creo que aconsejar a los amigos es prudente y eso es lo que trato siempre a la hora de comprar vinos chilenos. No inviertan compren barato que será doble bueno.

¡Buen provecho!