Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Cultura

El cambio de moda, la moda del cambio

Con mucho entusiasmo llegó el cambio a Panamá. Los diputados llegaron vestidos de sacos blancos, sonrisas preciosas y ganas de cambiar e...

Con mucho entusiasmo llegó el cambio a Panamá. Los diputados llegaron vestidos de sacos blancos, sonrisas preciosas y ganas de cambiar el mundo. El Gabinete de gris y nuestras primeras damas iluminaban. Vimos las nuevas caras, Beby Valderrama, vestido con un entusiasmo radiante; Luis Eduardo Quirós, con esperanzas nuevas, y Víctor Juliao en representación del género cultural musical vestía una revolución.

Al parecer el nuevo Presidente electo dictó la moda con su corbata gris y saco negro, ya que la mayoría de su Gabinete vistió el mismo estilo, excepto José Raúl Molino con su look de Pulp Fiction. Para esos que no saben, es saco negro con corbata negra, aunque la corbata del Ministro de Gobierno y Justicia era más gruesa que la de John Travolta y Samuel Jackson; pero igual se vio “uber” cool el nuevo Zar Anticorrupción.

La Ministra del momento y con el reto más dificultoso “La Educación”, Lucy Molinar, vistió un saco crema con un escote elegante con falda de pliegues, adornado con unos aretes de perlas muy chic. Llegó acompañada por sus hijos, cada uno con un estilo encantador. Lucy comentó que iba a utilizar la motivación, que primero los alumnos y los derechos de cada uno de ellos. Su sonrisa denotó la ilusión de la cual nos habló.

Alma Cortés llegó con un conjunto distinguido en color verde, el color de su partido. Aunque el tono elegido fue un tanto más oscuro. Adornado con un collar de perlas para dar el toque perfecto para el momento.

La Primera Dama, en tanto, eligió vestirse de blanco con un jacket bolero que le dio un toque muy fresco. Su falda tenía vuelos con pliegues anchos, y un fajón para darle el toque ideal. Se vio muy sencilla y fina.

Lorena Castillo de Varela prefirió el crema al igual que Lucy, con un estampado excepcional, con una luz inigualable, sencillamente hermosa.

Javier Arias y Rómulo Roux vistieron con sacos negros y corbata gris, el “look” del día.

Javier, el director de la ANAM, para mí una de las direcciones más importantes del nuevo gobierno debido a la importancia de crear conciencia, tanto en la sociedad como en el gremio empresarial, acerca de la necesidad de preservar nuestro ambiente y recursos naturales. Espero que sean responsables con nuestro Panamá en materia de ambiente.

Rómulo comentó sobre las licitaciones que se harán para la cuarta esclusa, esperemos que se desarrolle con toda la transparencia que el pueblo panameño se merece.

El Ministro Ferrufino, guapo como de costumbre, en el tradicional saco blanco con corbata negra que suelen usar los diputados electos, descolló. Frente a las intervenciones de sus críticos por el asunto de su escolaridad, fue para mi de los más “fashion”, ya que mencionó que muchos líderes políticos que se habían graduado de grandes universidades no habían hecho absolutamente nada en sus puestos. ¡Muy astuta su respuesta y muy cierta en algunos casos!

El discurso más “in” del momento fue el del nuevo Presidente de la Asamblea de Diputados José Luis “Popi” Varela. El hermano del vicepresidente electo se refirió a la puntualidad de los diputados, a la asistencia de los mismos, y sobre todo a las consecuencias en el asunto de las compras de ¡Maseratis! con sus exoneraciones.

Finalmente llegamos al Presidente del Cambio. Vestido con saco negro y corbata gris, Ricardo Martinelli habló de un futuro prometedor para un pueblo necesitado, de la importancia de trabajar en conjunto para fortalecer Panamá y cómo va a gobernar para el pueblo y no para el gobierno, un discurso muy “trendy”. Y debo admitir que me gustó su comentario sobre el “protocolo”. Sobre todo siendo el bastante flexible en torno al tema, de lo que ha dado muestras en sus primeras intervenciones públicas como jefe de Estado.

El tiempo es lo único que le dará fundamento a cada uno de estos discursos, tienen un reto, pero veo algo en cada uno de ellos, esperanza y muchas ganas de trabajar.

En verdad y de manera sincera, como todos y cada uno de los panameños, espero que los repetidos “slogans” de campañas se hagan realidad durante su periodo de gobierno, ya que el mercadeo terminó y es hora de la implementación, de pasar de las promesas a los hechos. Esas promesas que convencieron a una gran cantidad de panameños que acudieron a las urnas y le dieron su voto de confianza para tomar las riendas del país y dirigir el destino de todos. Espero que Martinelli ¡siga los pasos de Obama! y canalice esas esperanzas y las convierta en motor e inspiración diarias.