Temas Especiales

14 de Aug de 2020

Cultura

La Rioja

La explosión en la aparición de nuevas marcas en el mercado panameño ha hecho que también aumenten la cantidad de distribuidores locales...

La explosión en la aparición de nuevas marcas en el mercado panameño ha hecho que también aumenten la cantidad de distribuidores locales de vinos. Eso ha sido bueno y difícil porque todos quieren vender y para todos sus productos son los mejores y tienen el mejor precio, con lo cual la escogencia a la hora de confeccionar un menú se hace cada vez más difícil, porque los inventarios crecen desmesuradamente y la venta al final es la misma pero con más referencias. A mi entender la Rioja tiene cuatro clases de vinos distintos: Los clásicos, que son las marcas de toda la vida conocidas por su mercadeo o por su clasicismo en la elaboración. Lease Viña Ardanza, Cvne, marqués de Cáceres, marqués de Arienzo, Montecillo, Glorioso, etc.? En el lenguaje automovilístico serían los utilitarios de toda la vida. Los modernos, que se han adaptado a los gustos del nuevo mercado, suavizando ese gusto a manera tradicional de los vinos de la Rioja, así como reduciendo la presencia de los taninos. Como ejemplo estaría Lan, Muga, Lealtanza, marqués de Vitoria, Dinastía Vivancos, etc. En el automóvil, serían los autos de diseño moderno y a la vanguardia. Los chicos, son pequeñas bodegas que ya existían, pero que no exportaban o que no embotellaban o simplemente nuevas bodegas de tamaño chico en las que hay toda clase de conceptos en la elaboración de sus productos desde clásicos hasta muy modernos, y experimentales. En el automóvil sería las marquitas de pocos modelos no tan exclusivos y de todas las gamas.

Y por último, los superclases, que son vinos modernos y clásicos de un nivel extraordinario, ya sea por su tradición o por su proceso de elaboración que los hacen estar entre los mejores vinos del mundo. Ejemplo serán los Remirez de Ganuza, los Roda, los 904, los Torre Muga, los Culmen, los Dalmau entre otros que serían los autos de superlujo. Establecida esta clasificación hay que evaluar sus precios y ahí es donde los más caros, los de la última clase es a mi juicio, están las gangas, precio, calidad en estos momentos del mercado, puesto que los vinos del nuevo mundo al mismo precio en muchísimos casos son inferiores en calidad. El mercado está poniendo difícil a las otras tres categorías porque al mismo precio e incluso mejor hay muchos vinos del nuevo mundo superiores, probablemente por la fortaleza el euro o a la necesidad de aumentar los costos de producción. El mensaje a los distribuidores es que cuiden su cartera de vinos de la Rioja y aprieten a sus suplidores, que la cosa está dura y como siga así se pondrá más dura.