Temas Especiales

27 de Jan de 2021

Cultura

El caso de Joel: David versus Goliat

Este es un clásico caso de David contra Goliat: a principios de agosto un tribunal de Estados Unidos condenó a Joel Tenenbaum, un estudi...

Este es un clásico caso de David contra Goliat: a principios de agosto un tribunal de Estados Unidos condenó a Joel Tenenbaum, un estudiante que en 2003 envió a sus amigos siete canciones descargadas de la red, a pagar 675 mil dólares a cuatro compañías disqueras. La industria consiguió el castigo ejemplar que buscaba.

La RIAA es la Asociación de la industria musical de Estados Unidos, y representa nada menos que a 1.638 compañías de grabación y comercialización de música. La lista de sus miembros es impresionante; están todos los nombres más poderosos de la industria: Warner, Universal, Sony, BMG Ariola, Emi y HBO/WEA. Entre sus socios, producen y distribuyen el 85 por ciento de las grabaciones musicales que se venden en Estados Unidos. En pocas palabras, la sigla Riaa es sinónimo de poder, y su misión es proteger los derechos de propiedad intelectual de sus afiliados.

Joel Tenenbaum es un muchacho como cualquier otro. Le fascina la música y pertenece, como todos los jóvenes de su edad, a la generación que nació no con el pan bajo el brazo, sino con un e-mail de brazalete. Hoy, Joel es estudiante de posgrado en física en la Universidad de Boston. Hace seis años, cuando Joel tenía 19, recibió una notificación en que lo acusaban de haber bajado música de la red a través del servicio ilegal de P2P (Kazaa, LimeWire y Napster, son algunos ejemplos).

Cuatro años después, Joel fue demandado penalmente por Sony BMG, Warner Records, Atlantic, Arista, y UMG Recording y llamado a comparecer ante la Corte. A diferencia de otras 40.000 personas que recibieron la misma notificación, Joel decidió pelear y contrademandó, tras alegar que la suma solicitada era excesiva, pero perdió.

Joel escribió en su blog que debía recordar porqué fue demandado: “Compartí música bajada de la red. La reacción de toda la gente a la que le he explicado esta historia es siempre la misma: estupor, sorpresa, e indignación, fruto del increíble secreto con el que la Riaa ha operado en este caso”.

La defensa de Joel dijo que si se logra entender cómo los jóvenes interactúan hoy con los nuevos medios digitales Internet, los celulares y los videos, se podrá examinar en serio los problemas que estas prácticas traen consigo y moldear el sistema judicial y el sistema educativo norteamericano para lograr resultados en beneficio del interés público.

Se trata del segundo proceso de este tipo llevado a cabo en EE UU y, a su conclusión, el tribunal determinó que Tenenbaum infringió "deliberadamente" los derechos de autor. ©PUBLICACIONES SEMANA