Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Cultura

Los mandamientos en la intimidad

N o dudamos de tus competencias en materia de sexo. Sin embargo, nunca viene mal recordar ciertos detalles que harán que seas mucho mejo...

N o dudamos de tus competencias en materia de sexo. Sin embargo, nunca viene mal recordar ciertos detalles que harán que seas mucho mejor en ese terreno y conseguirán que seas inolvidable. Por eso no está de más repasar algunas lecciones para que tu aventura de una noche o tu pareja de toda la vida piense en ti con emoción y excitación.Te recomiendo estos mandamientos a respetar y practicar sin moderación para que se vuelvan locos de placer.

Aceptarás tu cuerpo: Hay quienes tienen pequeños o grandes complejos, pero no por ello vas a recordarlos permanentemente. Nada menos excitante para un hombre y una mujer que en el momento crucial estuviesen desvalorizándose o quejándose todo el tiempo de sus defectos. Por ejemplo, la clásica en el caso de las mujeres: "¡No mires mi celulitis!” Y en los hombres “sorry por mi barriga”. Si están juntos es porque se gustan, así que, deja de esconderte tras una camiseta y no cortes la respiración para esconder la barriga. Cuanto mejor te sientas con tu cuerpo, más disfrutarás del momento.

Aprenderás a aumentar el deseo: Y, eso está al alcance de todos: un escote de vértigo, una mirada pícara? y seguro que se derrite a tus pies. Tiene que ser una invitación al placer que le haga perder la cabeza. Todo empieza cuando el gesto más mínimo es una promesa de placer intenso. Tómate tu tiempo. ¡Merecerá la pena al final!

Dejarás que te mire: A los hombres les gusta mirar y a las mujeres que las miren. Recuerden que el deseo pasa por la mirada. Así que ¿Por qué privarse de ese placer? No apagues la luz (sólo se aceptan algunas velas). Aprovecha para disfrutar del espectáculo, ¡el hecho que las miradas se crucen es un verdadero estimulante!

Conocerás sus zonas erógenas: Al igual que la mujer, el hombre no se limita a su sexo y posee numerosas zonas erógenas. De hecho se suelen quejar que no se ocupan lo suficiente de ellos. Aprende a conocerlos para explorarlos mejor. No olvides poner en práctica ciertos verbos para excitarse mutuamente: besar, acariciar, mordisquear, etc.

Expresarás tus deseos: Es cuestión de expresar los deseos y el placer. Una estimulación que anime a tu pareja? y que le llevará también hacia el camino de tu éxtasis. Una vez que entres en el juego, se sentirán menos inhibidos y se sorprenderán utilizando palabras subidas de tono. Son muchos los que admiten que les excita cuando su pareja utiliza palabras muy directas o con los gemidos de satisfacción de una mujer.

Harás que se sienta en confianza: Al contrario de la imagen que pueden dar algunas veces, todos los hombres tienen dudas sobre su comportamiento en la cama y pueden quedarse bloqueados. Demuéstrale que es el único objeto de deseo y es el único ser en la Tierra que te excita hasta ese punto. Dile cómo te gustan sus caricias y ciertas partes de su cuerpo. No seas directo. Aprendan a tocarse.

Tomarás la iniciativa: Los hombres se quejan a menudo que suelen tener que dar el primer paso cuando se trata de relaciones sexuales. Les gustaría que las mujeres tomen más a menudo la iniciativa. Así que lánzate y dale a entender que te apetece hacer el amor. A veces una mirada y una sonrisa cómplice es suficiente para pasar el mensaje. Sin embargo, ambos pueden ser explícitos: Un “tengo ganas de ti”, susurrado al oído mientras están cenando en casa de unos amigos, un chat tórrido cuando estén en el trabajo, unas manos que se pasean por zonas sensibles cuando están viendo un programa aburrido en la tele, (prohibido hacerlo cuando él está viendo un juego de fútbol o ella su novela). No olviden los buenos efectos de un beso largo, profundo y apasionado. Es el primer paso antes de alcanzar la promesa del éxtasis.