Temas Especiales

30 de Jun de 2022

Cultura

Los sentimientos de tus hijos

L os hijos son una responsabilidad muy grande y, a veces, hasta pesada. Por ello, hay que estar preparados para asumir el papel de mamá ...

L os hijos son una responsabilidad muy grande y, a veces, hasta pesada. Por ello, hay que estar preparados para asumir el papel de mamá y papá. Veamos algunos consejos que pueden nutrir tu comunicación con ellos:

Haz de tu hogar un refugio de amor y comprensión

Lo que más necesita el organismo humano es nutrirse de afecto. La fuente de toda salud está en la experiencia afectiva durante los primeros seis años. La manera de disciplinar a los muchachos puede ser causa de tirantez entre los padres. Esto hay que evitarlo.

Es por ello, que la pareja necesita tiempo para estar a solas, sin olvidar que las actividades en familia son importantes. Recuerda que la televisión roba valiosos momentos en familia.

Aplica la autoridad sin ser autoritario

Desde que están pequeños hasta terminada la adolescencia los hijos suelen desafiar la autoridad de sus progenitores. Se puede ejercer la autoridad sin ser un tirano. Hay que aprender a definir límites.

Hay padres que son demasiados flexibles y otros excesivamente severos. Todo al extremo no es saludable. Un buen paso es establecer reglas familiares y hacerlas cumplir sin falta. Aquí no hay cabida para la debilidad. Ambos padres deben estar de acuerdo con la disciplina que se va a emplear.

El control del horario

La ociosidad y el no ser puntual es un mal de nuestro tiempo. El muchacho debe tener un horario fijo para levantarse cuando se trata de asistir a la escuela, lo mismo los fines de semana y en tiempo de vacaciones.

Igualmente, debe ceñirse a una hora al momento de comer y acostarse. Esto los ayuda a organizarse de forma ordenada. Los estudios demuestran que esta norma los ayuda a tener más seguridad y confianza en sí mismos y ser autosuficientes.

Enséñale a expresar sus sentimientos

Trata de no contradecir cuando expresan lo que sienten. Ellos necesitan ser escuchados por las personas que están cerca de ellos. Los muchachos comunican sus ideas de forma exagerada. No te asustes. Sólo escucha atentamente. Un abrazo dice más que mil palabras.

Busca un buen consejero

Es común copiar los ejemplos de los abuelos cuando criaron a sus hijos. A veces resultan con consejos contradictorios y anticuados para la época en que vivimos. No hay que menospreciarlos. Sin embargo, para no llegar a una controversia es prudente escuchar además las opiniones de los expertos en la materia y que se basan en buenos principios.

En conclusión podemos decir que no eres un padre o una madre perfecta. Sin embargo, el buen ejemplo dignifica a la persona y, disculparte ante ellos cuando cometas un error es una lección positiva.

Cuando estés tentado a explotar cuenta hasta diez, esto te puede ayudar a controlarte en el momento y tu hijo te lo agradecerá toda una vida. Inténtalo y verás.