Temas Especiales

02 de Apr de 2020

Cultura

Apuesta al ganador

E l lanzamiento de Windows Vista, hace ya casi tres años, fue uno de los pasos más arriesgados de Microsoft. Aunque los usuarios estaban...

E l lanzamiento de Windows Vista, hace ya casi tres años, fue uno de los pasos más arriesgados de Microsoft. Aunque los usuarios estaban acostumbrados a la sucesivas actualizacionse del sistema operativo Windows, en esa ocasión se cambió la interfaz a la que el usuario estaba acostumbrado hasta la versión XP y se le presentó una experiencia gráfica mucho más atractiva. Lo que fue lanzado como un gran avance para el usuario, no tardó, sin embargo, en convertirse en uno de los más grandes fiascos en la historia de este gigante de la tecnología con sede en Redmond, Washington.

En poco tiempo, este sistema pasó a la historia calificado por los usuarios como uno de los peores desarrollos de la compañía. Fue tanta la insatisfacción que generó, que muchos que habían migrado hacia Vista decidieron volver atrás y utilizar desarrollos menos recientes, por los constantes fallos que presentaba el sistema, el alto consumo de memoria que requería para disfrutar de “gráficos” y sobre todo por no representar el avance esperado.

Es por esto que Microsoft, cuyo sistema operativo de Windows está presente en el 90 por ciento de las computadoras en el mundo, está poniendo todas sus esperanzas en el número de la suerte por excelencia: el 7. Esta semana, cuando finalmente Windows 7 salió al mercado, la apuesta principal sigue siendo mantener la fidelidad de sus millones de usuarios en todo el mundo.

Sorprendentemente, la estrategia para dar a conocer el nuevo sistema operativo parte de un “mea culpa”. El principal argumento para evangelizar este nuevo desarrollo es calificarlo como “mejor que Vista”. No temen reconocer que la anterior versión tuvo grandes fallas y aceptan que, por ejemplo, se excedieron con permisos agobiando al usuario, cuando la intención era mejorar la seguridad y los problemas de incompatibilidad con dispositivos a raíz del cambio de Kernel (que comunica hardware y software).

Para Jean Paul Peters, gerente de mercadeo de Microsoft en Panamá, la intención de la compañía con este nuevo lanzamiento es “que la experiencia con el usuario sea lo más transparente posible. Menos interrupciones, menos problemas con los dispositivos, que la interacción con la PC sea rápida, no como era percibido con Vista”.

Peters señala que por ejemplo, si 50 ventanas abiertas en Windows Vista consumían alrededor de 200 MB de memoria, en Windows 7 sólo consumen 20 MB. Otro dato interesante es que la batería extenderá su resistencia hasta en un 15%, dependiendo del dispositivo.

A nivel de seguridad, están implementando BitLocker, que da la capacidad de encriptar la información contenida en el disco duro para que nadie externo al usuario tenga acceso a ella. Además, la opción de “búsquedas federadas” permitirá hacer búsquedas dentro del PC, el servidor, la intranet y el resto de los dispositivos asociados al equipo, desde un solo punto.

Con este nuevo lanzamiento es claro que Microsoft está dispuesto a dejar atrás el bajón que tuvo con Vista y repuntar con Windows 7. “Todas esas incompatibilidades han sido solucionadas, y hoy en día no tienen ninguna relevancia. Todos los PCs con Vista funcionan bien. Es más, de allí viene la fundación de Windows 7, no reescribimos algo de cero. Fuimos madurando las fortalezas y empezamos a construir, a mejorar y ajustar lo necesario para que el sistema operativo tuviera el mejor desempeño”, dice Peters.

Lo cierto es que el nuevo sistema operativo causó un revuelo en Internet, donde la mayor parte de los usuarios alababan sus bondades. La versión Beta fue descargada por ocho millones de usuarios, una cifra que le augura muchas buenas expectativas a esta empresa. Ya veremos el resultado.