Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Cultura

Una noche de romance otoñal

PANAMÁ. . . En una velada caracterizada por el lirismo y la evocación romántica, el cantautor español José Luis Perales, ganador de más...

PANAMÁ.

. En una velada caracterizada por el lirismo y la evocación romántica, el cantautor español José Luis Perales, ganador de más de 100 discos de oro y platino, se presentó el pasado viernes en un Teatro Anayansi prácticamente colmado a su capacidad. Un embotellamiento vehicular se apoderó de las calles adyacentes al Centro de Convenciones ATLAPA, provocado por las aproximadamente dos mil personas que se dieron cita en el recital y también por quienes asistieron a una feria automotriz que se realizaba en el lugar.

Una pertinaz llovizna parecía complicar más las cosas para aquellos que anhelaban escuchar algunos de los 450 temas que Perales ha compuesto a lo largo de 35 años de carrera.

No obstante, la presentación musical comenzó puntualmente a las 8:00 p.m con la salida al escenario de la talentosa santeña Margarita Henríquez.

La ganadora de la versión del año pasado del Latin American Idol interpretó algunos temas de su primer disco, lanzado al mercado recientemente. El joven talento de la canción panameña cerró su presentación con “Cuando suba la marea”, su primer sencillo.

Pasadas las 9:00 pm, Perales tomó posesión del proscenio, transportando a la audiencia a una época en la cual la gente no se avergonzaba de proclamar su romanticismo.

El artista recordó su último concierto en el Istmo, el cual tuvo lugar hace 18 o 20 años atrás, cuando cantó en un certamen de Señorita Panamá.

En una sala sumergida a ratos en una luz carmesí, el color de la pasión, Perales realizó un repaso a su extenso catálogo de canciones. El mismo incluyó temas como “Me llamas”, “Y sigo enamorado”, “Cosas de Doña Asunción”, ”Si”, entre otros.

De vez en cuando, un haz luminoso atravesaba la sala, sacando al público, conformado casi en su totalidad por personas con más de 30 años, de su embeleso. Sobre el escenario, una figura vestida de negro se inclinaba sobre el micrófono para entonar baladas como “La espera”, “Amada mía”, “Quisiera decir tu nombre”, etc. “Os eché de menos”, dijo el cantante antes de interpretar el conocido tema “América”.

“Esta noche tengo un coro muy numeroso y afinado”, señaló el compositor en agradecimiento a un público que cantó a viva voz piezas como “Y te vas”, “Celos de mi guitarra” (con el que dio inicio a su carrera como cantautor en 1974), “Canción de otoño”, “El amor”, “Que canten los niños”, entre otras.

Arropado por los aplausos incesantes de un público que aún no se daba por satisfecho, Perales dio las buenas noches a eso de las 10:20 p.m., tan solo para retornar unos segundos después reclamado por los gritos de una sala que se había rendido a su pies.

Acto seguido, interpretó “Te quiero”. Clásicos como “¿Y cómo es él?” y “Un velero llamado libertad” cerraron una velada que se prolongó hasta las 10:30 p.m. Como “un ladrón que se ha llevado todo”, Perales se quedó con un trozo de cada corazón que latía en la sala.