Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Cultura

La versión panameña de un drama lorquiano

PANAMÁ. Mientras afuera en la calle todavía es posible percibir los vestigios del paso de un tormenta tropical por el barrio de El Cangr...

PANAMÁ. Mientras afuera en la calle todavía es posible percibir los vestigios del paso de un tormenta tropical por el barrio de El Cangrejo, en el interior de la Sala Mojica, del Teatro La Quadra, Antonio Wong Sagel le revela a La Estrella qué es lo que le atrae del “mundo lorquiano”, como este joven teatrista define la obra literaria del poeta granadino Federico García Lorca.

“En 1998, yo asistí a Vielka Vásquez durante una puesta en escena de “Bodas de sangre” con motivo del centenario de Lorca. Es una obra que me interesó mucho, me pareció que los signos que utilizaba eran muy teatrales”, recuerda el director de “Que el diablo te acompañe”, “Gorditas”, “Manual para pollos y cerdos”, “La celebración”, etc.

Once años después, Sagel se prepara para llevar a escena, a partir del 11 de noviembre, una adaptación de esta pieza teatral escrita por Lorca en el año de 1933.

Su propuesta difiere del texto original en varios aspectos, como lo es el espacio geográfico. En la versión de Sagel, los personajes se desenvuelven dentro de la “vorágine” que es la ciudad de Panamá, con su desmesurado crecimiento urbano, hecho que el director denuncia a través de la trama.

Utilizando algunos versos de obras como “Poeta en Nueva York”, Sagel logra introducir en su adaptación “ese universo lorquiano de lo citadino y lo caótico”.

En un esfuerzo por subrayar el avance irrefrenable de la civilización, el director remplazó la palabra “tierra”, que aparece con frecuencia en el texto original, reemplazándola por “concreto”.

Asimismo, Sagel tuvo que adaptar la obra, que reflejaba la forma de hablar de los españoles bajo el régimen franquista, a la época actual.

El teatrista es consciente de que aquellos que estén familiarizados con la dramaturgia del autor español pueden objetar que está “deconstruyendo a Lorca”. “Lo bueno de un libreto que fue escrito hace mucho tiempo es que me permite jugar con la puesta en escena. Uno no tiene que ver siempre el mismo montaje. Lo que me interesa es mostrar un texto que se espectacular”, sustenta el artista que estudió cine durante tres años en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Sagel considera que su propuesta es más moderna. “El montaje es más dinámico, lo que permite que los actores se mimetizen y hagan diferentes personajes a la vez. Esto se traduce en un doble trabajo para ellos”, explica el director.

El elenco, conformado por los actores Nyra Soberón Torchía, Rita Banúz, Gianna Mendoza, Myrna Castro, Ramiro Cárdenas, Charlie Sotelo y el propio Sagel, participa activamente del montaje, no solo con sus respectivas interpretaciones, sino también al momento de efectuar los cambios de escenografía.

Asimismo, esta versión “panameñizada” de “Bodas de sangre” incorpora elementos multimedia, con los que Sagel ha experimentado anteriormente en obras como “Gorditas” y “Manual para pollos y cerdos”. Con esta innovaciones el director busca que el público sienta que no “está viniendo al teatro sólo para ver sino para participar en el montaje”.

Acostumbrado a montar “comedias con contenido”, como el mismo las define, “Bodas de sangre” representa la incursión de Sagel en el drama. Asegura que en esta oportunidad busca otro tipo de reacción en la audiencia, por lo que procura que la misma se siente identificada con la obra. Es por ello que motiva “al elenco constantemente para que busque y logre la empatía con el espectador”.

Para el fundador del colectivo “El espejo roto”, creado el año pasado, hacer teatro en Panamá representa “una vida paralela”, ya que resulta difícil dedicarse exclusivamente a este forma de arte.

LA TUMBA DEL POETA

Mientras este director panameño, que estudió teatro en los Estados Unidos, ultima los detalles para el montaje de “Bodas de sangre” el próximo miércoles en el Teatro La Quadra, en España avanza el proceso de exhumación de lo que sospecha sean los restos mortales de Lorca, quien fue fusilado en 1936 por miembros de una milicia leal al general Francisco Franco.

“Es importante que nuestros gobiernos no olviden el pasado”, comentó Sagel, haciendo referencia a los sucesos que tienen lugar en Andalucía, donde se cree se encuentra la fosa común que contiene el cadáver de la víctima más famosa de la Guerra Civil Española. Sostiene que el “fascismo” no logró borrar la figura del dramaturgo español.

EN DEFENSA DE LA DRAMATURGIA LOCAL

Con referencia al fallo de los jurados de la versión de este año del Concurso Literario Ricardo Miró, Sagel destaca que el hecho de que la sección de teatro haya sido declarada “desierta” no “significa que la dramaturgia nacional este en crisis”. “En años pasados se han premiados obras que son pobres. Lo que hay es un desconocimiento de la escena panameña”, afirma.

Aunque concuerda con la necesidad de se organicen más talleres de dramaturgia a nivel local, no comparte la opinión de los jurados, entre los que se encontraban el director Norman Douglas, acerca de la situación del teatro panameño. “Hace mucho que yo no veo un montaje de Douglas que esté a la altura”, asevera.