Temas Especiales

27 de May de 2020

Cultura

Una oportunidad para saber valorar

“Más allá del hecho de contar con el efectivo para hacer valiosos obsequios, los padre necesitan poner en claro los valores que quieren ...

“Más allá del hecho de contar con el efectivo para hacer valiosos obsequios, los padre necesitan poner en claro los valores que quieren imprimir en sus hijos”, afirma la psicóloga infantil Celeste González.

Y es que muchas veces los padres llegan a confundirse con el tema del estatus. “Muchos padres de clase media hacen una competencia con los de clase alta y terminan complaciendo en todo a los hijos”, comenta.

El peligro de esto es que quien tiene en abundancia, poco valora lo que recibe.

De acuerdo con González, los padres deben detenerse a meditar sobre cuatro puntos elementales, antes de hacer obsequios:

1. Complacer sin que lo necesiten. “La necesidad es lo que genera la perseverancia. Si no se enseña a los hijos a esforzarse por una meta, nunca lo harán por sí mismos”.

2. Complacer sin que lo merezcan.

“Un niño que recibe obsequios sin merecerlo se convertirá en un adulto narcisista que considera que lo merece todo”.

3. Complacer sin que lo hayan pedido.

“Quien recibe bienes que no haya solicitado no los valorará. Esos son los juguetes que más rápido se dañan”.

Complacer en todo.

“Ofrecer en abundancia no permite que los niños disfruten”.

Con los obsequios se puede lograr que los chicos aprendan a valorar, disfruten y aprendan que las cosas se ganan, pero para esto hay que ser cuidadosos con lo que se le da a los hijos.

Claro está, estas lecciones son más fáciles de aprender en la infancia, cuando la masilla aún está blanda y es fácil de moldear.