Temas Especiales

28 de May de 2020

Cultura

En busca de la gloria

Los últimos diez años pasarán a la historia como una era de grandes hazañas deportivas y también de grandes vergüenzas. Personajes como ...

Los últimos diez años pasarán a la historia como una era de grandes hazañas deportivas y también de grandes vergüenzas. Personajes como el atleta Usain Bolt, el nadador Michael Phelps, el automovilista Michael Schumacher, el tenista Roger Federer y el golfista Tiger Woods marcaron con su desempeño un punto muy alto en la historia del deporte, que sólo se ha visto ensombrecido por los grandes los escándalos por dopaje que protagonizaron jugadores consagrados como la atleta Marion Jones y el beisbolista Alex Rodríguez, los cuales han puesto bajo la lupa a numerosos deportistas, entre ellos a varios de las Grandes Ligas.

RÉCORDS A TODA VELOCIDAD

El nuevo 'hijo del viento' de 23 años, Usain Bolt, se consagró como el atleta más rápido en el planeta. Desde que comenzó a participar en torneos en su país a los 15 años, el jamaiquino rompió todos los récords.

En los Olímpicos de Beijing 2008 -donde ganó tres medallas de oro en tres pruebas- batió su propia marca en los 100 metros llanos con 9,69 segundos, carrera en la que comenzó a festejar antes de la meta y bajó la velocidad como una clara muestra de superioridad.

La última gran marca fue este año en el Mundial de Berlín, cuando corrió los 200 metros llanos en 19,19 segundos.

LA PERFECCIÓN SUIZA

Para algunos, Roger Federer es el mejor tenista de la historia. Para los más exigentes, sólo le falta batir un récord para ganarse ese privilegio. Lo cierto es que el suizo no para de deslumbrar a los aficionados y a sus contrincantes con su juego técnico y elegante, que roza la perfección.

El suizo es el único tenista que ha ganado 15 Grand Slams. Al ganar en Wimbledon este año -por sexta vez consecutiva- rompió el récord de Pete Sampras, con 14 trofeos. Federer tiene en su haber tres Abiertos de Australia, un Roland Garros, cinco US Open y seis Wimbledon.

EL BÓLIDO ALEMÁN

Michael Schumacher debutó en la Fórmula Uno en 1991 cuando sustituyó al titular de la escudería Jordan en el Gran Premio de Bélgica y logró un brillante séptimo lugar, razón suficiente para obtener un contrato a partir de la siguiente carrera con la Benneton-Ford, escudería con la que ganaría sus dos primeros títulos en 1994 y 1995.

En 1996 fue contratado por Ferrari, con la que se llevó cinco campeonatos consecutivos, entre 2000 y 2004, logrando establecer dos récords: el único piloto en ganar siete veces el campeonato de pilotos y el único en lograr cinco seguidos.

GLORIA OPACADA

El primer récord de Michael Phelps fue ser el nadador masculino más joven en unos Olímpicos cuando llegó a Sidney con 15 años y, aunque no logró medallas, su nombre quedó flotando en el ambiente.

Cuatro años después, en los Olímpicos de Atenas, el oriundo de Baltimore logró seis medallas de oro y dos de bronce en ocho pruebas, quedando a sólo una del récord de Mark Spitz en la Olimpíadas de Munich en 1972.

En los siguientes Olímpicos de Beijing en 2008, con apenas 23 años, Phelps tocó el cielo con las manos al participar en las ocho pruebas posibles y ganar en todas, con lo cual estableció un nuevo récord y se consagró como el mejor nadador de la historia. Como si fuera poco, en siete de las ocho disciplinas batió el récord mundial y en la otra el récord olímpico.

Su gloria se vería opacada a principios de este año, cuando el periódico inglés “News of the World” publicó una fotografía donde se ve fumando marihuana. Pese a no ser una sustancia estimulante, la Federación Estadounidense de Natación lo sancionó con una suspensión de tres meses sin poder competir.

EL TIGRE DEL GOLF

A los 21 años, el estadounidense Tiger Woods se convirtió en la persona más joven en ganar un major de golf, el primero de los 14 que conquistaría y que lo convertirían en el segundo en el ranking de jugadores con más majors ganados, después de Jack Nicklaus.

Con un estilo y un carisma que ha cautivado a los seguidores del golf, Woods revolucionó el deporte y duplicó la sintonía de sus seguidores en el mundo, al punto que hay quienes creen que ni siquiera las recientes revelaciones sobre sus infidelidades, lograrán tocar la fama de este grande del golf quien ha sido además uno de los deportistas que más dinero ha obtenido por premios y patrocinios. Su fortuna se calcula en más de 100 millones de dólares.

EL BALÓN DE ORO

Reconocido por su velocidad, agilidad y potencia, el portugués Cristiano Ronaldo se convirtió en junio de 2009 en la transferencia más cara en la historia del fútbol cuando el Real Madrid lo compró al Manchester United por $ 144 millones de dólares.

Su talento, dedicación y esfuerzo, lo llevaron a ganar los premios más prestigiosos del fútbol. En 2008 fue elegido Jugador del Año de la UEFA, ganó la Bota de Oro, Mejor Jugador del Mundo por la FIFPro, Balón de Oro de la revista “France Football” y premio FIFA como Mejor Jugador del Mundo.

EL SULTÁN DE LAS ARENAS

La mañana del 18 de agosto del 2008 fue histórica para Panamá. Irving Saladino, con un salto de 8.34 metros, ganaba la primera medalla de oro para el istmo en unos Juegos Olímpicos. Dos años antes, se había consagrado como el poseedor del récord de salto largo suramericano con un brinco de 8.73. Aunque después de Beijing, Saladino no ha podido alcanzar más logros, pero a aún es considerado como uno de los mejores exponentes del atletismo latinoamericano actual.

EL ORGULLO DE FILIPINAS

En 1995, el boxeador filipino Manny Pacquiao tuvo su primer combate como profesional en las 106 libras y venció a su compatriota Edmund Enting Ignacio por decisión. El pasado 14 de noviembre, 14 años y 55 peleas después, el asiático obtuvo su séptimo título mundial al vencer al puertorriqueño Miguel Cotto en las 145 libras, con lo cual se convirtió en el único púgil en la historia en lograr esta hazaña y uno de los deportistas más influyentes del mundo, según la revista “Time”. Fue catalogado como el mejor boxeador libra por libra por la revista “The Ring”, uno de los íconos del boxeo actual.

BAJO LA LUPA

El lunar negro de los 90 fue el uso de esteroides y sustancias para mejorar el rendimiento físico. De este pecado no se libraron reconocidos jugadores de béisbol de las Grandes Ligas. Alex Rodríguez, considerado por muchos el mejor pelotero de todos los tiempos, cayó víctima de la descontrolada sed de gloria durante su período con los Mariners de Seattle, desde el 2001 hasta el 2003, tiempo en el que -según admitió después- utilizó testosterona y primobolan. El caso, revelado en 2008, puso nuevamente sobre el tapete lo que se decía ocurría en la mayoría de los vestidores de los equipos de las mayores.

Pero el nexo entre el béisbol y los esteroides no se limita a los clubes y a las Grandes Ligas. En 2003, seis peloteros panameños dieron positivo por consumo de Asenlix en la Copa Intercontinental de esta disciplina. Aunque el Asenlix no está dentro de las sustancias prohibidas por las Grandes Ligas, Roberto Kelly, Earl Agnoly, Freddy Herrera y Jorge Cortéz, entre otros, recibieron dos años de suspensión por la Federación Internacional de Béisbol (IBAF).

Ante los nuevos escándalos de dopaje, crecieron las especulaciones en las Grandes Ligas, donde quienes brillaban eran rápidamente investigados.

El dominicano Albert Pujols, tras ganar el premio a Novato del Año de la Liga Nacional en el 2001, fue uno de los jugadores que se convirtió en blanco de conjeturas y sospechas. En sus nueve años en las Grandes Ligas, Pujols, de 29 años, es el tercer jugador más joven en la historia en acumular 350 cuadrangulares y el único en batear 30 jonrones en sus primeros años de carrera. Sus éxitos lo han puesto en el ojo del huracán, pero el primera base, ganador en tres oportunidades del Jugador Más Valioso, ha pasado todos los exámenes a los que lo han sometido.

UNA DOLOROSA CONFESIÓN

En otro episodio, el 8 de octubre de 2007 la atleta Marion Jones, especialista en pruebas de velocidad y salto largo y considerada la atleta más rápida del mundo, confesó ante un Tribunal Federal de Estados Unidos haber consumido sustancias prohibidas para mejorar su rendimiento. La ganadora de tres medallas de oro y dos de bronce en Sydney 2000 fue sancionada y tuvo que devolver las medallas obtenidas. En enero de 2008, fue condenada a seis meses de prisión por mentir en sus investigaciones de dopaje y por perjurio en un caso de lavado de dinero y fraude. Además tuvo que cumplir dos años de libertad condicional y 800 horas de trabajo comunitario.

Otro de los sancionados por dopaje fue el luchador panameño Alfredo Far, quien dió positivo por clortesterona en los VII Juegos Deportivos Centroamericanos de Guatemala en el 2002. La Federación Internacional de Luchas Asociadas (FILA) lo suspendió por dos años y lo obligó a devolver las medallas de oro y plata que había ganado en el torneo.