Temas Especiales

29 de Sep de 2020

Cultura

Una pluma que corre sobre el papel

Bajo el título de What I Talk About Running, el último libro de memorias de Haruki Murakami, proporciona un retrato fascinante de los há...

Bajo el título de What I Talk About Running, el último libro de memorias de Haruki Murakami, proporciona un retrato fascinante de los hábitos de vida del escritor, su rutina diaria, la forma cómo trabaja su mente y cuerpo. Aborda el proceso creativo del autor japonés postulado para el Premio Nobel y cómo hace para trabajar la magia de su maravillosa escritura y lograr las metas que se impone como escritor y corredor. La obra está dividida en nueve capítulos.

Al escritor le encanta pasar el mes de agosto descansando en la paradisiaca isla de Hawaii. El hecho de ser diferente es lo que le permite crear nuevos universos en sus novelas, detectar algunos aspectos de la vida cotidiana que las demás personas no observan, esto ha permitido la originalidad de sus novelas, que son únicas y auténticamente suyas. El dolor emocional es el precio para ser independiente. No es nada agradable ser criticado, rechazado y malentendido por los demás. Haruki siente que la relación más indispensable de su vida debe ser con sus lectores más que con personas específicas. Si uno no tiene talento literario es mejor que uno se olvide de ser novelista. El problema con el talento es que no se puede controlar la cantidad ni la calidad. El talento tiene su propia mente. Es importantísimo poder enfocar y concentrar nuestros limitados talentos en la escritura. Haruki es perfeccionista. Trabaja incansable y voluntariamente de tres a cuatro horas diarias cada mañana en sus novelas. Utiliza su imaginación. Es tenaz y perseverante. Trabaja duro y con paciencia, con el propósito de superarse.

En una época de su vida tuvo una especie de club de jazz durante tres años. Le fascina la música. Murakami comenzó a correr seriamente a los 33 años, en 1982, paralelamente con el inicio de su carrera como escritor. Dejó de fumar 60 cigarrillos al día, se impuso una rígida disciplina que ha mantenido hasta sus 60 años. Por lo general, cubre un promedio de seis millas diarias, seis días a la semana lo que se traduce en 36 millas semanales.

Mientras corre, gusta escuchar música rock, especialmente a Eric Clapton. En su momento especial del día, cuando se desconecta de todo, no piensa en nada más que en correr. Ha competido en más de 20 maratones. En 1996, completó una maratón de 62 millas. Mantiene una gran energía que le permite crear un sistema inmune e incrementar su fuerza y estamina al máximo.

La disciplina que necesita para seguir corriendo le ha ayudado en su escritura y a mantenerse sano. Piensa que todo lo que sabe a cerca de la escritura lo aprendió corriendo. Tanto para correr como escribir necesita de tres facultades: talento, concentración y resistencia.