23 de Feb de 2020

Cultura

Cuna de jazzistas

Apesar de contar con conocidos jazzistas, como es el caso del pianista Danilo Pérez, el saxofonista Carlos Garnett y el trompetista Vict...

Apesar de contar con conocidos jazzistas, como es el caso del pianista Danilo Pérez, el saxofonista Carlos Garnett y el trompetista Victor “Vitín” Paz, este género musical no es el que goza de mayor difusión en el Istmo. “Panamá es el país de latinoamérica que más jazzistas ha tenido. Es cuestión de educar al público. Que no vean al jazz como una influencia foránea”, asevera Pérez.

Comprometidos con esta misión didáctica, los organizadores del VII Panama Jazz Festival, que arranca mañana en el Centro Educativo Ascanio Arosemena, han dedicado esta cita musical a la memoria de Sonny , pianista panameño que tocó en los Estados Unidos junto a músicos como Jesse Stone, Willie Bryant, Sidney Bechet, Teddy Hill y Frankie Newton, entre otros.

Ellerton Oswald, conocido por el mote artístico de “Sonny ”, nació el 11 de noviembre e 1917 en la ciudad de Panamá. , cuya carrera artística alcanzó su apogeo en los años treintas, es conocido por haber sido el pianista que acompañó a Billie Holiday, una de las voces femeninas más influyentes del jazz, en la grabación de la legendaria canción “Strange Fruit”.

Esta pieza musical, que se remonta al año de 1939, convirtió a la diva de la canción en una estrella de renombre internacional. La letra está basada en un poema del escritor estadounidense Abel Meeropol (conocido por el seudónimo de Lewis Allen).

Meeporol criticaba los linchamientos de carácter racial en el sur de Estados Unidos, refiriéndose específicamente al caso de los afroamericanos Thomas Shipp y Abram Smith. La pieza se convertiría en el grito de batalla del movimiento de los derechos civiles en la nación del norte.

En su autobiografía Lady sing the blues , Holiday recuerda su colaboración con Meeropol y en la creación de este clásico. “El germen de la canción estaba en un poema escrito por Lewis Allen, a quien conocí en el Café Society. Cuando él me mostró el poema, me cautivó de inmediato. Él me sugirió a Sonny , quien lo convirtió en música. Los tres nos reunimos y terminamos en aproximadamente unas tres semanas. Trabajé como el diablo en esta canción”, escribió Holiday.

En julio de 1939, “Strange Fruit” alcanzó la posición número 16 en las listas de popularidad. El texto del poema era sencillo e impactante. La interpretación de Holiday conmovía a las audiencias norteamericanas. El tema fue catalogado por la revista Time como parte de la propaganda musical utilizada por los grupos que defendían los derechos civiles de los afroamericanos en EEUU.

Luego de este éxito, se mantuvo activo en la escena musical trabajando con Artie Shaw y Benny Carter. Después de la Segunda Guerra Mundial, exploró los caminos del género conocido como rhythm & blues y de la música popular de aquellos tiempos.

El intérprete panameño llegaría a trabajar con Big Joe Turner, un cantante de blues originario del estado de Missouri, cuyo estilo vocal contribuyó a la gestación del rock & roll. También hizo música junto a Lena Horne, Dexter Gordon, el guitarrista Lawrence Lucie, el baterista Big Sid Cattlet y Roy Eldridge, quien es considerado como uno de los mejores trompetistas de todos los tiempos.

El pianista, que fue influenciado por el trabajo de Fletcher Henderson y Duke Ellington, falleció el 28 de abril de 1971 en la ciudad de Nueva York, unos cuantos días después de haber trabajado junto a Wilbur deParis, Eddie Barefield y Jonah Jones.

JAZZ CON UN TOQUE ISLEÑO

Otro de los intérpretes istmeños cuya contribución musical ha quedado en el olvido es Luis Russel, considerado como el padre del jazz en Panamá, de acuerdo con información suministrada por la Fundación Danilo Pérez. Nació en el año de 1902 en la Isla Carenero, en el Archipiélago de Bocas del Toro.

Cuando comenzaba su carrera, tuvo la suerte de ganarse tres mil dólares en uno de los sorteos de la Lotería Nacional de Beneficencia. A la edad de los 17 años, se trasladó junto a su madre y a su hermana menor a la ciudad de Nueva Orleans, en Estados Unidos. Fue en la llamada “Big Easy” donde pudo concretar su sueño: convertirse en pianista profesional.

En 1925, Russell se mudó a la ciudad de Chicago para unirse a la Orquesta Dreamland, del popular músico Doc Coth. Poco tiempo después pasó a integrar la banda de Joe “King” Oliver.

Al año siguiente, grabaría seis temas junto a su propia banda. En 1927, se trasladaría a la ciudad de Nueva York para trabajar nuevamente con Oliver.

Lo Orquesta de Luis Russell no se formaría sino hasta 1929. El colectivo de 10 integrantes llegó a grabar una docena de discos, que, hasta el día de hoy, son considerados como los primeros y mejores de la música swing.

Posteriormente, la banda comenzó a colaborar con el afamado trompetista Louis Amstrong. En el año de 1935, Amstrong asumió la dirección de la orquesta por completo. Durante los siguientes ocho años funcionaron como una banda de acompañamiento durante las presentaciones de Amstrong, con Russell como director musical.

El bocatoreño volvería a liderizar una banda entre los años de 1943 y 1948. La agrupación tocaba en conocidos clubes nocturnos como el Savoy, además de presentarse en el escenario del Teatro Apollo de Harlem, en Manhattan.

Los últimos 15 años de su vida, Russell se vio forzado a ganarse la vida lejos del proscenio. Llegaría al fin de sus días como el dueño de una pequeña tienda de golosinas y juguetes. Durante esta etapa se desempeñó también como chofer para gente acaudalada. Falleció el 11 de diciembre de 1963.