Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Cultura

Enfermedades

A demás de playa, brisa y mar la época del verano trae consigo diferentes actividades al aire libre pero también nos exponemos a factore...

A demás de playa, brisa y mar la época del verano trae consigo diferentes actividades al aire libre pero también nos exponemos a factores que desarrollan en nuestro cuerpo, una serie de molestias y enfermedades, que afectan el equilibrio y buen funcionamiento del organismo. Por ello, en esta ocasión hablaremos sobre los trastornos típicos del verano y le daremos sugerencias para prevenirlos y controlarlos, para que sus vacaciones no se conviertan en una terrible pesadilla. Las enfermedades más frecuentes en esta época seca son: la cistitis, las quemaduras solares, los hongos, conjuntivitis y ardor en los ojos, las picaduras, los mareos, entre otras más.

Hongos: los más comunes son los que se conocen como el famoso pie de atleta, los cuales tienen como fuente principal de contagio la humedad y por el contacto con el agua que se empoza cerca de las piscinas y en las playas. Comúnmente aparecen entre los dedos de los pies y en las plantas. Para evitar esta molestia los dermatólogos recomiendan mantener los pies secos, utilizar talcos y llevar zapatos que permitan el paso de aire. El tratamiento para este tipo de hongo son los talcos medicados o -como remedio casero- aplicar alcohol yodado.

Conjuntivitis y ardor en los ojos: el cloro de las piscinas, el agua de mar y la sobre exposición al sol son las causas más comunes de la irritación de los ojos. Para evitarlas los especialistas sugieren que las personas utilicen gafas de sol con filtro solar y unas lágrimas artificiales que permitan lubricarlos. Además, es importante lavarlos bien con agua limpia.

Quemaduras solares: Para evitarlas, es necesario utilizar protector solar, no someterse a largas jornadas bajo el sol especialmente entre las 11 a.m. y las 3 p.m. y proteger la piel del rostro usando un sombrero para resguardarse de los rayos directos. Para calmar los malestares asociados a las quemaduras lo aconsejable es cubrir la zona con paños de agua muy fría, tomar mucho líquido para rehidratar la piel y usar una loción o cremas con propiedades desinflamatorias. Además y aunque cueste trabajo, evitar la exposición al sol durante 2 ó 3 días posteriores a las quemaduras.

Picaduras: mosquitos, zancudos, abejas, hormigas… los animales e insectos siempre estarán presentes en tus vacaciones. Por ende las alergias son también más frecuentes durante esta época. Las alergias más comunes son los prúrigos, urticarias y el denominado “shock alérgico”, causado por las temidas mordeduras de la avispa “chaqueta amarilla”. Las picaduras, en general, se manifiestan con mayor frecuencia en el verano debido al mayor contacto de niños y adultos con ambientes naturales, por lo que es preciso tomar medidas precautorias como el uso de insecticidas no tóxicos y de dispositivos del tipo “enchufes”, para prevenir durante el día y la noche las picaduras de insectos, además de los productos tipificados como repelentes.

Picaduras Marinas: Si eres amante de las actividades extremas y te gusta ir a lugares inóspitos lo mejor es que tomes medidas, ya que te podrás encontrar con animales como medusas, erizos, arañas de mar y sanguijuelas, que te pueden ocasionar picaduras. Según la página web www.terra.com las consecuencias de esta clase de picaduras no suelen ser mortales, pero sí son dolorosas y desagradables. Edemas, inflamaciones e infecciones, es su forma de manifestarse.

Medidas: para las medusas lo que mejor funciona es el amoniaco, alcohol o agua oxigenada sobre la zona afectada, y una pomada antiinflamatoria; en las lesiones por erizos se deben extraer las púas con pinzas y desinfectar la zona. El veneno de las arañas se combate con calor (agua caliente a 45°C durante 60-90 minutos), analgésicos para el dolor, antihistamínicos para el picor y corticoides para la inflamación. Con las sanguijuelas hay que tener cuidado al desprenderlas, para ello aplica vinagre, sal, aguarrás, calor o alcohol. Sólo resultan mortales cuando penetran dentro del cuerpo a través del ano o la boca adhiriéndose a la mucosa respiratoria y digestiva.

Mareos: La mejor fórmula es tratar de evitarlos mirando a un punto fijo lejano y permitiendo que el aire circule. Además, se debe procurar comer y beber poco antes del viaje.

Piernas y pies hinchados: para aliviar el cansancio y la hinchazón, los especialistas recomiendan introducir los pies en una tina de agua fría, luego elevar las piernas hasta lograr un ángulo recto y por último dar un masaje de abajo hacia arriba con un aceite.

La enfermedad del viajero o diarrea del viajero: son frecuentes en personas que visitan países exóticos sin adoptar un mínimo de medidas preventivas. Fiebre, dolor abdominal, nauseas, vómitos, diarreas, pueden acabar con unas maravillosas vacaciones. Por eso si realiza un viaje a países muy calurosos debes tomar unas medidas básicas para no sufrir estas molestias: Ingiere bebidas envasadas y nunca añadas hielo, puede ser un medio de transmisión de algunas infecciones importantes, mantente continuamente hidratada.

Cabe destacar que, las anteriores recomendaciones pueden ayudarte a prevenir y aliviar los dolores, pero es indispensable que se acuda al médico para que sea él quien determine el tratamiento adecuado de acuerdo a la lesión y a la sintomatología que se presente.