07 de Dic de 2022

Cultura

¿El retoño del patriarca?

Rodrigo García Barcha confesó alguna vez al diario The New York Times que lo intimidaba el legado de su padre, Gabriel García Márquez. D...

Rodrigo García Barcha confesó alguna vez al diario The New York Times que lo intimidaba el legado de su padre, Gabriel García Márquez. Dijo que en una época no escribía porque no quería ser un autor mediocre bajo la sombra del premio Nobel. Pero en 1996, motivado por la idea de dirigir su propia película, se aventuró a crear un guión que se convirtió tres años después en la cinta Things You Can Tell Just by Looking at Her ( Cosas que diría sólo con mirarla ).

Su experimento funcionó y la crítica empezó entonces a ver en él a un director con criterio y con futuro. “Es un gran contador de historias que no es demasiado ambicioso y tiene libertad creativa”, afirma Joaquín Botero, experto en cine del periódico El Colombiano y de la revista especializada Kinetoscopio. “Lo que ha hecho lo ha hecho desde abajo, sin decir que es el hijo de nadie, es Rodrigo García Barcha y punto”.

Barcha acaba de recibir en el Festival de Cine de Guadalajara el Premio Guadalajara Iberoamericano por su trayectoria como realizador, guionista y director. Justamente en ese evento presentó su última película, Mother and Child ( Madre e hija ).

El cineasta admite que alcanzar el reconocimiento no ha sido fácil. Con franqueza reconoce que ha tenido que tocar de puerta en puerta para buscar la plata y así poder hacer sus películas.

Pero eso ya no lo trasnocha porque se acostumbró a ese sistema: “He tenido que conseguir el dinero con preventas internacionales, con parte de mis ahorros, y con la ayuda de inversionistas privados.. A la mayoría le ha ido bien de crítica, pero a todas les ha ido mediocremente en taquilla”. Esas negativas constantes y la escasez de recursos no se ven reflejadas en los actores, y mucho menos en las superactrices que forman parte de sus elencos. Consiguió a Glenn Close, Cameron Diaz, Calista Flockhart y Holly Hunter, y luego a otras estrellas como Anne Hathaway y Naomi Watts.

Las ha conquistado con guiones a la medida: “He contado con la suerte de que por desgracia hay menos papeles interesantes para mujeres que para hombres, especialmente para las mayores de 35 años, que es sobre las que por lo general escribo”.

Pese a que se ha construido un nombre propio en el mundo del cine, el director asegura que lo único que le interesa es hacer películas que lo hagan feliz. “No me siento en las Grandes Ligas o, mejor dicho, eso me tiene sin cuidado”, comenta. “Si estar en ellas es hacer películas como “Spiderman”, no me interesa, aunque disfrute de ellas. Lo mío es hacer la película que yo quiero, y como yo puedo”. ©PUBLICACIONES SEMANA