18 de Oct de 2021

Cultura

¿Debe terminar su noviazgo?

Son muchas las parejas que se encuentran desorientadas y angustiadas en su relación de noviazgo como es el caso de Emilio y Roxana quien...

Son muchas las parejas que se encuentran desorientadas y angustiadas en su relación de noviazgo como es el caso de Emilio y Roxana quienes se aman con intensidad, pero, como pareja no funcionan. Contradictorio, ¿verdad? Sin embargo, no basta amar a una persona para formar una pareja. Son dos asuntos totalmente diferentes. Veamos…

El noviazgo es, precisamente, la etapa para darse cuenta si dos personas que se aman pueden o no, formar un matrimonio feliz. Conviene que estén atentos a los pequeños detalles que pueden estar ocultando problemas graves, como los siguientes:

Violencia: Cuando hay violencia en la relación sea verbal, emocional o física, aunque sea leve, esa relación debe terminar de inmediato. Las esposas de hombres golpeadores, por poner un ejemplo, relatan casi siempre que de novios ya había gritos e insultos.

Celos: Cuando alguno de los dos es celoso, son una señal terrible de inseguridad, de afán de control y de posesión sobre el otro. Los celos, no son, para nada, una prueba de amor. Al contrario, significan que el celoso te considera posesión suya, para su uso y recreación.

Dependencia emocional: Si dependes del otro para ser feliz, si sientes que tu vida esta vacía sin el otro, eso no es amor, es dependencia.

Alcoholismo: El alcoholismo es una enfermedad. Los enfermos alcohólicos merecen amor, comprensión y respeto, como cualquier persona. Pero, mientras no se recuperen de su enfermedad, no están capacitados para formar una pareja, mucho menos para ser padres. Hablamos de recuperación, no solamente de dejar de beber. La recuperación significa un cambio profundo de la persona, de su carácter, de su madurez, de su vida espiritual.

Deseos de control: Si tu novio o novia te presiona a hacer algo que tú no estás de acuerdo porque le parece bueno para ti. Esto puede parecer un detalle insignificante, pero en el fondo hay un enorme deseo de control sobre la otra persona, lo que implica poner obstáculos para que sea “el o ella misma”.

No pueden ser amigos: Si lo que los une es la pasión, el deseo, el enamoramiento; pero no pueden sentarse a platicar; si no se escuchan uno al otro; si no pueden compartir sus vidas como hacen con un buen amigo o una buena amiga, eso es ¡fatal!

Problemas psicológicos: Cualquier problema psicológico serio es razón suficiente para terminar un noviazgo, o al menos para plantear la necesidad de recuperación del afectado antes de formalizar más la relación. Problemas como depresión, ansiedad, inseguridad profunda, inmadurez, obsesiones, masoquismo, agresividad, compulsiones, adicciones y otras, deben ser tratadas profesionalmente antes de formar una pareja.

Mentiras y ocultamiento de asuntos graves: Haber tenido un hijo, por ejemplo, o padecer una enfermedad seria, así como antecedentes penales o situaciones familiares problemáticas, entre otros. Estos asuntos, no incapacitan una relación. Pero el otro debe saber que existen para poder tomar una decisión libre, no con base a engaños.

Egoísmo: Cada quien sabe cuándo es egoísta y cuándo el otro lo es. El egoísmo no permite que se desarrolle el amor.

Juzgarse el uno al otro: Criticar a sus mutuas familias, no aprobarse, no darle valor a lo que siente o piense el otro.

No estar de acuerdo en detalles cotidianos: Por ejemplo como pasar el tiempo libre, que uno le guste bailar y al otro no, el tipo de comida, etc., y no ser capaces de tolerarse uno al otro.

www.visionsexual.com