28 de Oct de 2021

Cultura

El síndrome premenstrual

El síndrome premenstrual (SPM) engloba al conjunto de síntomas y signos, molestos y repetitivos, que pueden sufrir la mayoría de las muj...

El síndrome premenstrual (SPM) engloba al conjunto de síntomas y signos, molestos y repetitivos, que pueden sufrir la mayoría de las mujeres con mayor o menor intensidad, unos días antes de la regla y que desaparecen completamente después de la menstruación. En la mayoría de las ocasiones, el síndrome premenstrual está indicando que existe un desequilibrio hormonal, que aún no se conoce bien, relacionado con las hormonas ováricas. Pero siempre se ha considerado, injustamente, que tiene un trasfondo psicológico, consecuencia de una supuesta personalidad histérica o neurótica de la mujer.

“Casi todas las mujeres padecen algún síntoma premenstrual: en un 30% de ellas, estos síntomas son moderados, y sólo en un 5-10 % de las mujeres son tan severos que les impide realizar su actividad diaria normal”, señala el Dr. Santiago Palacios, médico especialista en Ginecología y Obstetricia.

Es frecuente que después de un embarazo o cuando una mujer deja de tomar la píldora, los síntomas premenstruales se presenten o se acentúen.

El especialista dice que, no se sabe con exactitud por qué aparece este síndrome pero que existen muchas teorías para explicarlo pero ninguna de ellas, por separado, es satisfactoria. Puede que no haya una causa única dada la diversidad de síntomas pero que su aparición está relacionada con los cambios hormonales que acontecen tras la ovulación es evidente.

El déficit de progesterona, el exceso de estrógenos, las modificaciones en los niveles de los neurotransmisores y de las endorfinas han sido implicados en la aparición de este síndrome. También es verdad que el estrés, factores psicológicos y socioculturales pueden estar implicados en la aparición y severidad de los síntomas, pero no debemos olvidar que el trasfondo del síndrome premenstrual refleja cambios hormonales.

Palacios señala que, “el ejercicio, el cambio de dieta, la reducción de bebidas con cola o cafeína, complementos de vitamina B6 y vitamina E pueden ayudarle a combatir el SPM”.

Pero, si con las medidas anteriores no mejora o no puede llevarlas a cabo, se podrá indicar un tratamiento hormonal con progesterona, con estrógenos o con anticonceptivos orales.

Cuando su problema es de hinchazón generalizada y de aumento de peso, dolor mamario, el uso de antiinflamatorios no esteroideos y de determinados diuréticos, pueden ser eficaces.

Si la ansiedad, los cambios de carácter o los estados depresivos son intensos, la psicoterapia de apoyo o la indicación de fármacos ansiolíticos o antidepresivos podrán ser contemplados, finaliza el especialista.