Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Cultura

Las musas del mundial se toman Sudáfrica

PANAMÁ. Aunque parezca una observación de esculturas femeninas, no lo es. Estas mujeres, en su mayoría actrices, modelos, artistas o mul...

PANAMÁ. Aunque parezca una observación de esculturas femeninas, no lo es. Estas mujeres, en su mayoría actrices, modelos, artistas o multimillonarias, están dispuestas a no perderse ninguna gambeta de sus compañeros sentimentales y mucho menos a dejarse anotar un ‘gol’. No, no crean que es muy sencillo jugar casi todo el año al fútbol, cobrar millones y tener a una hermosa modelo al lado. Hace dos semanas, por ejemplo, la cantante y actriz británica Cheryl Cole inició los trámites de divorcio con su esposo Ashley Cole, jugador del Chelsea F.C, por cierto el actual campeón de la liga inglesa. El motivo, según declaró Cheryl, fue la infidelidad. Cole llega al mundial con este problema entre cejas en vez del arco contrario. Gracias a este bochornoso episodio, la prensa amarillista en Inglaterra ha pasado por ventanilla repetidas veces durante las dos últimas semanas. En contrapunto, a Iker Casillas, portero de la selección española, no le ocurre lo mismo que a su colega Ashley Cole. Casillas, que además es el guardameta del Real Madrid, lleva años de relación con la modelo y bailarina Eva González. A estos siempre se les ve juntos y agarrados de mano por la capital española. Otro que tiene doble fortuna (dinero y una chica bonita) es el delantero del Manchester United Wayne Rooney que sucumbió ante el contraataque de la presentadora de Tv Collen McCoughlin. Esta rubia de 23 años, que forma parte de la dieta básica de los tabloides del Reino Unido, conoció a Rooney cuando cursaba el último año de la secundaria, y desde entonces lo acechó. Logró su objetivo en 2008 porque lo llevó al altar de un monasterio de Génova, en Italia. Pero mucha más tranquilidad ha tenido el mediocampista brasileño Ricardo Izecson Dos Santos, mejor conocido como Kaká, que declaró hace un par de años haber llegado virgen al matrimonio. Este religioso chico decidió pasar el resto de sus días con la modelo Caroline Celico a partir de 2005. A Messi, por su parte, lo han involucrado con la despampanate modelo argentina Luciana Salazar (foto de portada). ‘La Pulga’ ha negado rotundamente ese rumor. Y si de conquistas hablamos, las de Ronaldo (el gordito) inflan la lista. Este intranquilo y buen futbolista ha salido con varias. Primero se le vio con Livia Lemos, una atrevida conductora de Tv que vinculó en 2005. A Ronaldo se le atribuye una relación con las modelos Caroline Bittencourt, Daniella Cicarelli, Raica Oliveira, María Beatriz Antony y hasta se le vincula con un supuesto episodio con un travesti. Y si de parejas ejemplares se trata, la formalizada entre David y Victoria Beckham desde 1999 se lleva el campeonato del mundo. Estos excéntricos personajes, que hoy crían a tres hijos, se casaron en un castillo de Irlanda del Norte y actualmente pasan sus glamurosos días entre Nueva York, California o Milán. A David, aparte de las canchas, se le ve con sus crías en conciertos, buenos restaurantes o de shopping por el lujoso barrio de Soho. Mientras que a Victoria le encanta su papel como diva del jet set en Beberly Hills. Cristiano Ronaldo es otro que de buen tiempo para acá se ha convertido en un imán para las ladies. En sus vacaciones del año pasado, salió con Paris Hilton. Él negó algún vínculo amoroso con la famosa heredera. El portugués también fue novio de la reconocida actriz Mirella Grisales, que posó desnuda para la revista Interviú en 2007. A raíz de ese papelón, Ronaldo le sacó tarjeta roja directa a su ex compañera. Otra prueba de que estas féminas venden es el calendario que hizo una marca deportiva. La multinacional reunió a Zaira Naira (novia de Diego Forlán), Susana Werner (pareja del arquero brasileño Julio César), Julia Godicke (compañera de Peter Metzelder), Alice Bregoli (esposa de Alberto Gilardino) y Abbey Clancey (novia de Peter Crouch) cada una con una camiseta distinta. El éxito fue inmediato. En países como Argentina y Uruguay se vendieron más de un millón de calendarios.