Temas Especiales

07 de Apr de 2020

Cultura

Cronista de México

Con motivo del fallecimiento del prestigioso intelectual de izquierda Carlos Monsiváis, el cronista más prominente de México, en la colu...

Con motivo del fallecimiento del prestigioso intelectual de izquierda Carlos Monsiváis, el cronista más prominente de México, en la columna literaria de este miércoles analizaremos el libro Carlos Monsiváis: cultura y crónica en el México contemporáneo de Linda Egan, gran estudiosa de la obra del escritor mexicano. Egan analiza a fondo el talento narrativo del autor, su fuerza crítica e integridad. Con gran conocimiento explora el propósito moral y social de sus descripciones analíticas y satíricas de las culturas populares que alberga la ciclópea ciudad de México.

Conocí a Monsiváis en la feria del libro gracias a la licenciada Elsa Arrache, de la Embajada de México. Departimos interesantes temas. El literato era un espejo crítico de la sociedad mexicana. Atesoraba profundos conocimientos. Era amable, sencillo y brillante. Irradiaba un gran carisma, producto de su sabiduría, solvencia moral y evidente erudición. Poseía don de gente y era fanático del cine.

La crónica es literatura y periodismo. Monsiváis se dio a conocer por un estilo poético único. De un encanto permanente su voz periodística honesta, la severa belleza de su visión poética del mundo. Se desempeñó como crítico literario y artístico. Era un enamorado de la fotografía y la pintura. Vivía solo con sus gatos. Era un lector y crítico empedernido. Siempre luchó por los desposeídos y marginados. Era un escritor comprometido, que se afanaba por promover lo popular. Aplaudía el papel de las mujeres en la construcción de una identidad distintiva de barrio.

Conocí a su colega y compatriota, la escritora Elena Poniatowska, cuando obtuvo el premio Alfaguara. Lo reconocía como el más generoso de los amigos. Compartía sus conocimientos e irradiaba una enorme compasión.

Su lealtad por la cultura popular urbana, la cultura de masas, y su crítica al gobierno lo hacían una persona confiable. Estudió la cultura de la pobreza, así como las creencias, supersticiones y pensamientos mágicos de los marginados.

En su obra maestra, titulada Rituales del caos, Monsiváis intenta dar sentido al caos, el desorden ritualizado, la devoción a la virgen de Guadalupe, la religión del éxito, etc.

En Días de guardar aparecen una serie de crónicas inspiradas en el movimiento estudiantil que soldados del gobierno reprimieron la tarde del 2 octubre de 1968 en la Plaza de las Tres Culturas o de Tlatelolco.