Temas Especiales

11 de Apr de 2021

Cultura

Vampiros ¿Una tacita de sangre?

PANAMÁ. Ver que existen miles y miles de personas a las que no les importa un pepino el calentamiento global y la conservación del medio...

PANAMÁ. Ver que existen miles y miles de personas a las que no les importa un pepino el calentamiento global y la conservación del medio ambiente es peligroso. La basura, de todo tipo, abunda en las aceras, esquinas y veredas de Panamá. Y no creo que la culpa sea de un alcalde, porque antes de él también había, aunque se recogía más a menudo. La culpa de la basura es de todos. Si no me creen, deténganse a mirar cualquier riachuelo y encontrará el más surtido mercado de chatarra y desechos. Aceptémoslo, los panameños somos cochinos, tiramos lo que sea en donde sea. Y si nos parece tan normal esa conducta anticívica y antiecológica, es mejor que vengan los vampiros y nos chupen la última gota de sangre. Que acaben de una vez por todas con la gente que tira comida, latas, papeles, vidrio, plástico y cualquier estupidez contaminante que le llegue a la mano.

LA TRAMA

Algunas de las escenas de este thriller de terror y ficción son escalofriantes. ¿Qué otra cosa podría esperarse en una película sobre vampiros? Sin embargo, el filme muestra una sociedad de vampiros que se ha adaptado perfectamente con un nuevo modelo de vida nocturna y con avances tecnológicos para protegerse de los rayos ultravioletas. Aunque la primera hora al espectador les parecerá un poco lenta, en general Daybreakers tiene una presentación visual impecable, futurista pero nada exagerada, mejor dicho es sofisticada, elegante, pulcra y minimalista. Y lo más importante es que no se olvida de mostrar las miserias de una sociedad que ve como poco a poco se va quedando sin alimento y mostrando las consecuencias que esto tiene en el modus vivendi de los vampiros. Escenas en las que se muestran docenas de seres humanos inertes colgados de los pies y congelados parece una realidad cercana tomando en cuenta la manera inapropiada como utilizamos los recursos y cómo subestimamos la capacidad de la naturaleza. También hay que decir que tiene algunos momentos poco agradables, como en el que en vez de café se sirve sangre en las mañanas.

LOS PAPELES

Dicho todo lo anterior, tampoco estamos ante la gran actuación de sus protagonistas. Ethan Hawke (que hace el papel de Edward Dalton) es un buen intérprete, pero se nota incómodo en este papel de definición confusa porque es al mismo tiempo empresario, científico, humanista, un todo terreno. Willem Dafoe (Lionel Cormac), por su parte, muestra los achaques de la edad y su rostro, aunque le asignen el papel de Santa Claus o del ángel Gabriel parecerá siempre un chupacabras. Los demás trataron de cumplir su asignación al máximo. En definitivo, Daybreakers es otro de esos productos cinematográficos que se esfumarán de la memoria en poco tiempo, aunque está recargada de mensajes futuristas.

LA PRODUCCIÓN

La dirección de esta cinta vampiresca estuvo a cargo de los hermanos alemanes Michael y Peter Spierig. Las locaciones para el rodaje se realizaron principalmente en Estados Unidos y Australia.