Temas Especiales

25 de Jun de 2022

Cultura

Sensualidad Recorriendo América

PANAMÁ. Antes de ser conocida en el mundo artístico como Demphra, Marlene Romero estaba acostumbrada a escuchar canciones de Ana Gabriel...

PANAMÁ. Antes de ser conocida en el mundo artístico como Demphra, Marlene Romero estaba acostumbrada a escuchar canciones de Ana Gabriel, el gusto musical de su querida madre Francisca Rodríguez. A partir de los diez años, Marlene se trasladó desde su natal República Dominicana a esta cuidad (Pedregal) en busca de un mejor futuro. Dentro de su valija, además de su carácter y hechizante mirada, trajo un sueño que hace 20 años muy pocos podían hacer realidad, pero al que fue llegando poco a poco y con firmeza.

INICIOS

Aproximadamente cuando tenía entre 17 y 18 años compuso ‘Ush’, su primera canción. Este tema le trajo inmediatamente compromisos fuera del patio. Una llamada telefónica que recibió cuando disfrutaba de unas vacaciones en Dominicana le dejó buenas noticias: su primera presentación frente a un público internacional. El destino fue Bogotá, Cúcuta, Bucaramanga, La Fría y otros. Desde entonces, estos sitios resultan un imán para Demphra que se ha convertido más que una artista, en una reina para sus seguidores.

‘Colombia fue el primer país que visité. Es increíble’, dijo. Al vecino país tuvo que regresar para grabar el video del tema ‘Amiga’, que es parte de su nuevo disco titulado Demphra. Allá volvió a probar el buen sabor de la fama. ‘Viví una experiencia encantadora, la gente se acercaba y decía ¡wao! qué cambio, ¿ella es la de La Factoría?, fue increíble’. Pero de su país de origen también surgió su nombre. ‘Vi una lata de pintura que decía Depa y le agregué la ‘m’, la ‘h’ y la ‘r’. Fue algo divino, yo quería un nombre bien agresivo, porque mis canciones son fuertes’, comentó a Ego la diva del reggae.

HUELLAS EN AMÉRICA

La intérprete de ‘Tilín Tilín’ y ‘Perdóname’ (a dúo con Eddy Lover en La Factoría) tiene en su pasaporte cualquier cantidad de sellos aduaneros. Desde Miami, Los Ángeles, el DF, Quito, Lima, San Salvador, Belmopant, Caracas o Buenos Aires, todos han tenido la oportunidad de cantar su música en vivo. Sin embargo, Demphra quiere sonar su reggae en latitudes a las que sólo llegan los grandes ligas. ‘Me gustaría visitar China. En América aún me falta Brasil’, comenta con una encantadora sonrisa y muy convencida de que logrará ese objetivo. En muchos de sus conciertos la gente le lanza crucifijos y collares con figuras religiosas, objetos que pasan a su colección. ‘He tenido la oportunidad de que la gente me tire collares con la imagen de Cristo, eso es muy motivador para mí’, confiesa.

VIDA PERSONAL

Aunque no quiso revelar su edad, el portal Wikipedia publica que Demphra tiene 30 años. De tantos destinos que ha conocido, le gustaría regresar a San Andrés. ‘Tengo ansias de retornar a San Andrés. Cuando tenga unas vacaciones largas lo haré, hasta el momento solo me dan una semanita nada más’. Por ahora, la artista pasa sus pocos días de asueto en El Valle de Antón. ‘Soy un poco campechana, así que también me encantan los ríos’. ¿Y sobre los retoques? ‘En mi rostro no tengo ningún retoque físico, me gustaría, no lo niego, pero no. Solo me hice una reducción de pompis y bustos’, sonríe de forma pícara.

Demphra cocina de todo, pero su debilidad culinaria son los mariscos, más aún si está en Lima. ‘Cocino de todo, lo que me pongan. Me pones un plato y sé que te va gustar por la sazón que le aplico’, menciona. ‘La Willa’ manifestó que le gustan los chicos altos y románticos y confesó que en la actualidad no tiene ningún compromiso sentimental.