Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Cultura

Para hablar de sexo

PANAMÁ. Una buena educación sexual durante la adolescencia es la base no sólo para evitar los embarazos no deseados y las enfermedades v...

PANAMÁ. Una buena educación sexual durante la adolescencia es la base no sólo para evitar los embarazos no deseados y las enfermedades venéreas, sino también para prevenir disfunciones sexuales durante la vida adulta. Con el objetivo no de imponer criterios, sino de proporcionar a los padres de familia la información necesaria para que éstos escojan cuál es la mejor manera de educar a sus hijos con respecto a este tema, el doctor Guillermo Rolla Pimentel y su hijo, Carlos Rolla Fontt, ambos sexólogos y ginecólogos, presentarán hoy la obra Hablando de sexo con los hijos.

Como explica el ex ministro de Salud, el libro —cuyo lanzamiento se llevará a cabo esta noche en la Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero— es el resultado de 10 años de trabajo, durante los cuales él y su hijo se han dado a la tarea de ‘recopilar artículos nuestros que han aparecido en periódicos locales y de otros múltiples autores’. ‘No se trata de material inédito, porque ha sido publicado en congresos internacionales y en otros libros. Todo está dicho ya, yo no estoy inventando nada nuevo’, subrayó Rolla Pimentel.

Según el galeno, Hablando de sexo con los hijos es una publicación de 160 páginas que cuenta con los auspicios del Instituto de Orientación Familiar y Sexual. Le correspondió al doctor Juan Correa, decano de la Facultad de Sicología de la Universidad de Panamá, prologar la obra, que es definida por Rolla Pimentel como de carácter preventivo y realista. Recalca que el libro no versa sobre ‘la cigüeña bajando de París, dice las cosas claras, que es como un padre debe hablar con su hijo, y no sólo de la parte sexual, sino de la parte sentimental también’.

El sexólogo retirado, quien durante 53 años ejerció la profesión de médico, asegura que problemas como ‘la eyaculación precoz y la anorgasmia o ausencia de orgasmo sexual’ se pueden prevenir a través de una educación sexual adecuada durante la pubertad. Añade que es necesario que las adolescentes estén bien informadas para que puedan evitar ser víctimas ‘de violencia y engaños’, además de los embarazos no planificados y de las enfermedades de transmisión sexual. De esta manera, pudieran prevenir traumas y problemas sexuales durante los años venideros.

Para el autor, la mejor edad para que los padres de familia introduzcan a sus hijos en estos temas es alrededor de los 11 años, edad en la que despiertan los sentimientos ‘sexuales, hormonales y sicológicos’. ‘Los jóvenes quieren saber todo hoy y no mañana. Los padres tienen que dar esa información dosificada’, apuntó quien hace aproximadamente un mes se retiró definitivamente de la práctica de la ginecología y la sexología.