Temas Especiales

11 de May de 2021

Cultura

El candombe Noches de tambores

MONTEVIDEO. La comunidad negra de Uruguay celebró recientemente los desfiles de ‘Llamadas’ en los barrios Sur y Palermo de Montevideo, c...

MONTEVIDEO. La comunidad negra de Uruguay celebró recientemente los desfiles de ‘Llamadas’ en los barrios Sur y Palermo de Montevideo, capital del país, mediante la mayor demostración de su música: el candombe.

En dos jornadas consecutivas, las comparsas (conjuntos de personas caracterizadas) recorrieron en sus ‘llamadas’ cerca de un kilómetro por las angostas calles de los barrios.

Instaurado formalmente en 1956, el desfile de ‘Llamadas’ que se celebra aquí a principios de febrero es una de las festividades más populares del país.

La escenografía son las antiguas casas, desde cuyos balcones y ventanas aplauden miles de espectadores, quienes también animan el espectáculo en las banquetas y veredas de las calles.

Esta tradición forma parte del carnaval uruguayo, inaugurado la semana pasada y considerado el más largo del mundo, toda vez que tiene una duración de 40 días.

En esta festividad, las comparsas y sus ‘llamadas’ tienen un lugar especial, ya que su función es única.

RITMO SECULAR

El candombe es un ritmo musical tocado con tamboriles de madera, los cuales tienen una lonja de cuero en su boca superior. Tales instrumentos son tocados en grupos (llamados ‘cuerdas’) que llegan a ser de hasta 70 percusionistas.

Esa expresión artística nació entre los esclavos africanos traídos a Montevideo en los siglos XVIII y XIX, quienes cada 6 de enero celebraban el Día de Reyes en honor a sus deidades.

En aquella época, el candombe y sus danzas eran reprimidos y castigados por los amos de origen europeo, pues éstos consideraban que sus empleados cometían un atentado a la moral pública.

Al finalizar los tiempos de esclavitud, la población negra se concentró en viejas casonas (denominadas ‘conventillos’) de los barrios más humildes de las costas sur y de Palermo, donde fue transmitida esta tradición a las nuevas generaciones.

En 2011, y por quinto año consecutivo, el desfile se divide en dos jornadas, debido al gran crecimiento que ha mostrado el número de comparsas registrado desde principios de este siglo.

Por las estrechas calles (de acaso 6,50 metros de ancho), se pasean unas 6 mil personas, integrantes de las agrupaciones. Durante el festejo, algunos de los habitantes cercanos al paso del desfile lucran con el alquiler de balcones y azoteas a los turistas que buscan un lugar para observar el desfile. El candombe fue declarado en 2009 Patrimonio Intangible de la Humanidad por la Unesco (organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura).