Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Cultura

Hombres con mamitis aguda

Más de un matrimonio que empezó con muchas ganas de ser feliz terminó absurdamente, y otros están a punto de fracasar, debido a la exage...

Más de un matrimonio que empezó con muchas ganas de ser feliz terminó absurdamente, y otros están a punto de fracasar, debido a la exagerada dependencia del marido para con su mamá.

CASOS GRAVES

Según el doctor Luis Sánchez, esta extraña relación se conoce con el nombre de ‘mamitis’ y por ella se entiende que el hijo, a pesar de que ya está casado, aún no corta del todo con su cordón umbilical. Cierto es que la ‘mamitis’ también puede darse en la hija casada hacia su mamá o con su papá y del hijo hacia su papá pero al parecer, la que más daño hace es la que permite al hijo casado hacer más caso a la mamá que a la propia esposa y a los hijos.

Desde luego, hay casos más graves que otros, pero hay ‘mamitis’ en todos los grados, desde las catastróficas hasta las que, vistas desde fuera, provocan algo de risa y parecen divertidas, pero que en realidad son dolorosas para quien las vive, aclara el especialista Sánchez.

MADRES SOBREPROTECTORAS

Hay madres que aunque sus críos tengan cuarenta y muchos años, no acaban de entender que los hijos no les pertenecen, porque ninguna persona puede ser poseída como se puede poseer un objeto o un perrito. ‘La madre transmite el don de la vida a los hijos, los educa, los ayuda a crecer y a madurar, y después, los debe dejar construir su futuro en independencia y libertad’, menciona Sánchez.

Es un error para las madres pensar en una ‘pérdida’ cuando el hijo se casa.

Para el psicólogo Sánchez es evidente que, como consecuencia del matrimonio, habrá cambios en la familia, el hijo se irá de la casa, estará con su esposa y, más adelante, con sus hijos, pero no deja de ser hijo, simplemente está cumpliendo con su destino que, en éste caso, es formar una nueva familia.

¿QUÉ HACER?

Muchas personas del sexo masculino con este problema buscan en sus relaciones de pareja una prolongación del vínculo materno.

La resolución para estos conflictos, además de la ayuda de un profesional, es la autocrítica y la auto-observación, porque es necesario recordar que sólo se puede transformar aquellas situaciones o actitudes que se pueden observar en uno mismo.