Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Cultura

Más allá del sexo ¿Pornografía o enseñanza?

¿Quién no ha escuchado hablar del Kamasutra? Enigmático, excitante y divertido, pero algunos lo ven como sucio, pornográfico o prohibido...

¿Quién no ha escuchado hablar del Kamasutra? Enigmático, excitante y divertido, pero algunos lo ven como sucio, pornográfico o prohibido, siendo estos algunos de los adjetivos que con mayor frecuencia salen a relucir cuando se menciona su nombre. Tal vez usted haya visto representaciones gráficas de posiciones sexuales extraídas de este texto, pues su parte más conocida son las imágenes de parejas, tríos o grupos ‘en acción’. Pero la realidad es que el Kamasutra es mucho más que eso.

Mirándolo de forma positiva, este ejemplar es un tratado con intenciones científicas y educativas, creado para enseñar a los hombres y a las mujeres el comportamiento que deben tener ante el deseo, y cuyas indicaciones servirán para conseguir una feliz vida amorosa. La función de la sensualidad está definida en el conjunto de relaciones entre los sexos, examinadas con gran despliegue en todos sus aspectos.

MÁS QUE SEXO

Se cree que el Kamasutra fue escrito en el siglo III, y su nombre significa ‘deseo de placer sensual’. Pero sólo una de las siete partes del libro está dedicada exclusivamente al sexo: hay capítulos sobre etiqueta, bienestar, la forma de conquistar a una dama, acerca del matrimonio, las relaciones extraconyugales y hasta de cómo aumentar el propio atractivo físico.

Este libro de origen hindú, cuyo autor es Vatsyayana, también puede ser una referencia básica para jóvenes parejas que quieren iniciarse en estas artes y para los más experimentados que desean conocer nuevos ejemplos en qué basar sus fantasías.

Lo cierto es que esta obra ha ayudado a muchas personas a disfrutar del arte del sexo a un nivel más profundo, y puede considerarse como una guía técnica para el disfrute sexual, así como un esbozo de las prácticas sexuales en la India durante esa época. El Kamasutra define al sexo como una ‘unión divina’. Vatsyayana creía que el sexo por sí mismo no era algo malo, pero practicarlo de manera frívola sí era pecaminoso.

En la sociedad hindú se consideraba la sexualidad como una actividad humana plenamente natural y que el amor no era única y exclusivamente sexo, sino también juego, ritual, encuentro amoroso y acto social.

EL KAMASUTRA COMO INSPIRACIÓN

Muchos siglos después de que este texto se diera a conocer, por todo el mundo surgieron otros libros inspirados en él.

En la India, por ejemplo, fue escrito Ananga Ranga y su autor, Kalyana Malla, cree que la principal razón de la separación entre una pareja es la monotonía que surge en las relaciones sexuales, además de la sensación de propiedad.

Además, el escritor declaró que sólo las mujeres casadas y los hombres terminan en los brazos de extraños por la necesidad de variadas delicias. Esta fue la gran motivación de la creación de Ananga Ranga: mantener cálida la relación de una pareja.

Otro libro que desea enseñar el arte del amor es el árabe El Jardín de las Delicias, escrito por el jeque Nefzawi a finales del siglo XV, que fue publicado en Brasil bajo el nombre de El jardín perfumado.

Esta obra refleja muy bien la cultura de la época, reportado por el tono del autor, algo sexista. La intención era mantener el libro oculto a las mujeres, ya que la dominación masculina fue casi total. A lo largo del libro, se presentan las experiencias masculinas, y el asesoramiento a los hombres para alcanzar el placer.

Por su parte, Alexis Kirschbaum, directora editorial de Penguin dice que la nueva versión del Kamasutra es ‘menos pornográfica y más bien es un manual de estilo de vida para uso del hombre y la mujer urbanos y modernos’, explica un artículo de Efe.

La nueva versión consta de 152 páginas y es, según Kirschbaum, ‘la más precisa y auténtica de las existentes. Hasta ahora se había presentado siempre al Kamasutra como un texto escandaloso y pornográfico influido por los hippies de los años 60, pero en realidad se escribió como una guía para uso de los caballeros sobre cómo vivir una buena vida y no sólo una vida de pasiones sexuales. Por eso lo hemos despojado de todas las interpretaciones pornográficas y lo presentamos como una guía sabia y moderna sobre la buena vida’, agregó la responsable de Penguin.