Temas Especiales

03 de Mar de 2021

Cultura

El buen comer

Ya de lleno inmerso en la preparación de la cena maridaje con Torremilanos, me doy cuenta que la gastronomía y el buen comer hacen el mu...

Ya de lleno inmerso en la preparación de la cena maridaje con Torremilanos, me doy cuenta que la gastronomía y el buen comer hacen el mundo más chico de lo que es.

Cada vez me sorprende más la cantidad de gente que te conoce por el mundo, es impresionante como familiares recomiendan a los que pronto visitaran Panamá tu negocio sin ellos nunca haber venido a probarlo. Es increíble que clientes que te visitaron recomienden tu negocio a otros que llegan próximamente. Pensar que hace 19 años yo no era más que el hijo…

A otra cosa que la nostalgia personal queda anulada por la magnitud de la catástrofe, sí, Japón se ha venido abajo y parece que la cosa está más grave de lo pensado

En las condiciones que está el país, las exportaciones de productos alimenticios más bien serán nulas porque de alguna manera se tienen que alimentar.

En el caso de mi negocio poco afecta puesto que uso poco producto japonés pero sé que otros van a pasar páramos.

Tristeza aparte, hemos de procurar estar prevenidos ante dos fenómenos probables que son la contaminación nuclear del océano y las lluvias con residuos radiactivos. Sin alarmismo pero con prudencia, son cosas que pueden pasar y hay que estar atentos a todas las informaciones que llegan de allí para estar al día.

Lejos de todo esto, acordarse de los clientes nipones que nos visitaban y de los amigos que viven allá. Sí, los amigos Fred y Melanie que trabajaron en las bases norteamericanas en Panamá por mucho tiempo y con los cuales establecimos un grado alto de amistad gracias a sus visitas contínuas a mi restaurante cuando residían en Panamá y que han continuado durante sus vacaciones desde Japón.

También hay que acordarse de aquellos clientes que nos dejan por fallecimiento, que nos dejan compungidos pero llenos de recuerdos como el doctor Berguido, asiduo desde las épocas de café Balear que ha pasado a mejor vida.

En fin y regresando, después de divagaciones, la gastronomía y la buena mesa hacen conocidos y amigos que jamás uno olvida ya sean recomendados o asiduos, pero lo que nos une a todos es el amor a la buena mesa. Detrás de todo está el sentimiento mío de obsequiar un buen momento alrededor de la comida que con cariño preparamos para su deleite. En fin, cocinar me ha hecho conocer a mucha gente y me hace más feliz porque sé que cuento con cada uno de ellos.

Buen provecho…