Temas Especiales

16 de May de 2021

Cultura

Casco Viejo Casablanca

A las siete de la noche, cuando todavía en muchos lugares es muy temprano para cenar, en Casablanca hay una buena cantidad de mesas ocup...

A las siete de la noche, cuando todavía en muchos lugares es muy temprano para cenar, en Casablanca hay una buena cantidad de mesas ocupadas.

No hay que dejarse engañar por el tamaño del local que hace esquina en el edificio que albergara en otras épocas al Hotel Colombia, pues la mayoría de las mesas están ubicadas al frente, en la Plaza Bolívar. Desde allí se puede disfrutar de un panorama distinto al que se observa en la moderna y creciente ciudad de Panamá: una arquitectura colonial con toques franceses, calles adoquinadas, iglesias y teatros.

Casablanca es uno de los restaurantes que más tiempo de operación lleva en el área y para quienes son actualmente sus propietarios tiene cinco años de edad. Nos atiende el gerente del salón, Felix Barría Campines quien se esmera en la atención de cada uno de los clientes. ‘Hemos mejorado la atención con más saloneros, sobre todo, afuera y se ha ampliado el menú’, comenta sobre los cambios que se han llevado a cabo en el local.

‘Tenemos de todo, mariscos, carnes, pollo, hamburguesas, sopas, ensaladas, pastas’, comenta Barría, y esto obedece a la heterogeneidad de su clientela.

‘Atendemos muchos turistas que vienen de diversos lugares: argentinos, colombianos españoles, franceses canadienses, americanos, el público es muy variado’. Y todos encuentran algo que será de su agrado.

‘Principalmente les gusta estar afuera; es una belleza, los paraguas, estar al aire libre, la temperatura es agradable, tanto que a veces se quitan los suéteres para disfrutar del sol’, comenta.

El interior del local también tiene su encanto, el mobiliario y decoración es de antaño con unos inmensos espejos y fotografías en blanco y negro de clásicos del cine, empezando por Casablanca, que le da el nombre al restaurante.

‘Lo primero que se ve al entrar al local es una pared que utilizamos como cava donde reposan vinos españoles, argentinos, franceses’, detalla Barría.

En cuanto al menú, ‘los platos se mueven casi todos por igual’, asegura. En cuanto a los bocaditos de la casa, el favorito son los patacones a la morgan: mariscos, en salsa blanca, servido con patacones. Pero además, ‘piden arañitas, tequeños, deditos de queso muy ricos’, también están los chicharroncitos, el tiradito de atún y el tartar de atún y salmón. De entradas, puede degustar el ceviche, las alitas de pollo, patacones barba roja, un coctel de camarones o unas almejas al ajillo.

En cuanto a platos fuertes, los preferidos, de acuerdo con Barría son los mariscos y carnes.

Los amantes de los mariscos prefieren los frutos del Pacífico: mariscos en slasa blanca y langostinos al ajillo servidos en una piña. También están los langostinos tierra fuego, apanados y servidos con salsa tabasco y coco. La corvina puede servirse estilo tropical, a la francesa o meuniere.

De las carnes, las preferidas son el filete 4 pimientas, y la entraña importada, además de la especialidad de la casa, las costillitas y langostinos a la passion (salsa de maracuyá), aunque puede pedirlas al la barbacoa.

El menú continua con aves, pastas y arroces, brochetas hamburguesas y sandwiches, además de deliciosos postres.

‘Tenemos un dulce de 3 chocolates, cuando te lo metes en al boca se derrite’, afirma Barría. En lista están el brownie bottom pie con helado y chocolate Hershey, el mocha chocolate, un dulce espumoso de chocolate, pie de limón y flan de caramelo con un toque de triple sec y cognac.

Casablanca

Calle 4ta San Felipe frente a Plaza Bolívar. tel. 212-0040