Temas Especiales

09 de May de 2021

Cultura

Segunda temporada de ‘Food Revolution’, todo un reto

Jamie Oliver, un reconocido chef inglés cuyos programas pueden verse en Panamá a través del canal de cable Fox Life, se embarcó el año p...

Jamie Oliver, un reconocido chef inglés cuyos programas pueden verse en Panamá a través del canal de cable Fox Life, se embarcó el año pasado en un proyecto denominado Jamie Oliver’s Food Revolution, una serie de televisión producida por él y el reconocido productor y presentador Ryan Seacrest, en la que se siguen los pasos de Oliver mientras busca la manera de cambiar los hábitos alimenticios de los habitantes de Huntington, West Virginia, una de las ciudades menos saludables del país.

Esta serie, transmitida en televisión abierta estadounidense a través de ABC, tuvo un gran impacto, siendo nominada por la cadena de televisión VH1 para el premio ‘Do Something TV Show Award’ por sus esfuerzos en promover una alimentación saludable en escuelas públicas. Además Oliver ganó en 2010 un Emmy por mejor programa de realidad y la serie recibió el reconocimiento ‘Television Academy Honors’, por ejemplificar una ‘televisión con conciencia.’

La serie se convirtió en un ejemplo inspirador de cómo los medios pueden ayudar a resolver grandes problemas sociales como la obesidad que genera en quienes la sufren enfermedades cardíacas y diabetes.

De acuerdo con el sitio web del programa, ‘esta generación de niños es la primera que se espera no tenga una vida tan larga como sus padres’. Por eso el chef invita a los televidentes a ‘cambiar la forma en que estados Unidos se alimenta en casa, en las escuelas y en la calle’.

LA SEGUNDA VUELTA

Sin embargo, la segunda temporada de este programa, que inicia el próximo 12 de abril y cuyo reto es llevar el mensaje de alimentación saludable a la ciudad de Los Angeles, la segunda más grande de Estados Unidos se ha topado con un gran obstáculo.

Las autoridades escolares del L.A. Unified School District (LAUSD) prohibieron a Oliver hacer programas en las escuelas de la ciudad.

Mientras el organismo asegura que la decisión se dio por las distracciones que la actividad traería durante las horas de clases, hay quienes aseguran que la verdadera intención es que el programa de Oliver no arruine la imagen del programa de almuerzos escolares.

La polémica crece, mientras Oliver intenta ganar terreno con los padres para que le permitan llegar a las escuelas y en el proceso, da inicio a otras actividades en diversas comunidades.

El sobrepeso, la obesidad y todos los problemas que estas condiciones conllevan están llegando a niveles preocupantes en Estados Unidos. Pero para solucionar este problema se requiere de muchos recursos y paciencia, pues tiene múltiples aristas: el ingreso familiar, la educación y los hábitos alimenticios, son algunos de los más importantes.

A esta cruzada se han sumado personalidades de diversos ámbitos, incluyendo a la primera dama de Estados Unidos Michelle Obama.