Temas Especiales

11 de May de 2021

Cultura

Una cena Mc poco común

Un signo de interrogación grande, imposible de ignorar, se pintaba en los rostros de mis interlocutores cada vez que mencionaba mi activ...

Un signo de interrogación grande, imposible de ignorar, se pintaba en los rostros de mis interlocutores cada vez que mencionaba mi actividad de esa noche. ‘¿Una cena gourmet de Mc Donald’s? ¿Estás segura?’, me preguntaban una y otra vez.

Es que una cena Gourmet Mc Donald’s no es algo que se ve ni se come todos los días y tampoco es algo que podrá usted comprar en ninguno de los casi medio centenar de restaurantes que esta franquicia tiene en Panamá. Mc Donald’s en el mundo es sinónimo de comida rápida, es decir aquella en la cual los alimentos se preparan rápidamente y se consumen igual, en muchos casos sin camareros, sin cubiertos e incluso sin asientos. En el otro extremo se ubica la comida gourmet, la de elaboración refinada, con ingredientes, preparación y degustación de primera calidad.

LA PROPUESTA GOURMET

Nada más distante, en apariencia, que una cena de Mc Donald’s. Pero esta empresa, con el interés de presentar de forma innovadora la calidad de sus productos, inició en Brasil en el año 2005 lo que sería el concepto Mc Gourmet, una propuesta para sorprender a los invitados con la presentación y degustación de platos gourmet elaborados exclusivamente con los ingredientes que se emplean en los restaurantes McDonald’s, las cuales se han venido realizando desde entonces en varios países donde está presente la franquicia.

Y aquí en Panamá empezó el año 2009 con el chef César Podesta, siguió en 2010 con Pedro Masoliver y este año estuvo a cargo del chef de origen francés Fabien Migny en su restaurante Ten bistro en el centro comercial Multiplaza.

De acuerdo con la explicación de los ejecutivos de McDonald’s la mayor parte de los insumos que se utilizan para la elaboración de los productos de esta cadena son panameños. La carne de res es de Fortunato Mangravita S.A., los pollos son Toledano, casi todos los vegetales proceden de Chiriquí, el café es el panameñísimo Palo Alto y las naranjas son también chiricanas. Solamente algunos insumos como las papas, panes y la mezcla de panqueques, proceden del exterior.

Y con base en esos mismos insumos que se usan para preparar las típicas hamburguesas, pollo crispy, papas fritas y ‘Cajita feliz’ entre otros productos, se decidió incorporar el conocimiento y la creatividad de un chef con un resultado, para el caso específico de esta última versión, sorprendente.

LOS PLATILLOS

Un Fabien Migny que se declaró satisfecho con el resultado final, nos dio la bienvenida con un delicado fresa smoothie mojito, elaborado en base a sirope de fresas y servido frozen, donde apenas se sentía el ron, porque ron no se sirve en McDonald’s.

El sabor dulce pero no empalagoso del mojito abrió el camino para la primera de las entradas presentada en diferentes texturas de tomate: gazpacho y espuma de tomate con un ligero, muy ligero picante; mousse y tartar de tomate con remembranzas de la cocina mexicana y un granizado de tomate, fresco y liviano.

La segunda entrada fue un Roulade de Pollo McDonald’s consistente en pollo enrollado - el mismísimo pollo que se sirve en los restaurantes - de guayaba y queso blanco servido crispy y acompañado con un delicioso y cremoso flan de maíz. Este, a juicio de muchos de los comensales, fue el más exitoso de los platillos que se degustaron esa noche. Lástima que no se vendan en ninguno de los Mc Donald’s, ni de Panamá ni de afuera.

El plato fuerte McPapa Gourmet, en el que se usaron las papas que se venden fritas en la franquicia, fue muy parecido a un plato característico de la cocina de varios países de Sudamérica: papas rellenas con carne, aderezadas con salsa Big Mac y ligeros toques de lechuga y tomates confitados, coronado con bacon chips y salsa BBQ para acompañar. ‘Me gustó mucho poner la hamburguesa dentro de la carne’, dijo medio en serio medio en broma el chef Migny quien agregó que no fue complicado lograr platillos sofisticados con ingredientes sencillos.

‘Hacer comida rápida no significa elaborarla mal’, explica Migny. ‘Jugando con las texturas pudimos ofrecer la cara distinta de la hamburguesa’, agregó el chef.

Y para cerrar un postre a base de uno de los ingredientes que no puede faltar en ninguna comida McDonald’s: coca-cola, presentado en cuatro diferentes texturas, crema, jalea, glazé y sorbeto, las cuales combinadas tuvieron un resultado verdaderamente apetecible.