Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Cultura

Leyenda viva La India dormida

PANAMÁ. Muchas personas en Panamá buscan la paz y tranquilidad los fines de semana, un escape a la rutina y ruido de la capital panameña...

PANAMÁ. Muchas personas en Panamá buscan la paz y tranquilidad los fines de semana, un escape a la rutina y ruido de la capital panameña, lejos del papeleo y tráfico pesado, se encuentra en la provincia de Coclé el Valle de Antón, un pequeño pueblo localizado en lo que fue hace miles de años el cráter de un volcán. El Valle es el refugio que muchos panameños encuentran, para despejar la mente solos o en familia los sábados y domingos.

Solo toma dos horas y media llegar al lugar, el que te ofrece desde los inicios un paisajes lleno de montañas y verde por alrededor.

AIRE PURO Y VARIEDAD

Al llegar al valle de Antón sorprende ver cómo un pueblo tan chico cuenta con todo lo servicios accesibles necesarios y a los que muchos panameños estamos acostumbrados: Hoteles, hostales y cabañas; super mercado, locales de venta de ropa, restaurantes, transporte y por supuesto uno de sus mayores atractivos: El mercado comunal, en el que se puede encontrar todo tipo de productos y a precios muy bajos.

Frutas, legumbres, verduras, flores, pan y artesanías autóctonas, lo que provoca que todo el que llega al lugar pase alrededor de dos horas eligiendo entre los mejores productos de la tierra vallera.

Lo curioso del caso es que a diferencia de otros lugares turísticos en Panamá, la mayor cantidad de personas que visitan el pueblo de la india dormida son panameños y no tienen temporada baja o alta, ya que a su fresco clima cuentan con visitantes los 12 meses del año.

Así comentaba Efresio, dueño de un puesto de artesanías de tawa del mercado ‘ el extranjero lleva cosas pequeñas, pulseras, adornos, por las restricciones de peso en el equipaje en los aeropuertos’ aseguraba el comerciante, que lleva 20 años vendiendo sus productos en el mercado.

También agregó que a diferencia del turista extranjero, el nacional compra más cosas, ya que muchos vienen en sus autos y se llevan plantas, frutas y las famosas bateas, que en el Valle se pueden encontrar de todos los tamaños y formas.

CUSTODIANDO AL PUEBLO

Una de las historias tradicionales que identifica este pueblo es la leyenda de la india dormida. Se cuenta que la hija menor del Cacique Urracá, jefe de una tribu de Guaymies a la que todos llamaban Flor del Aire, y eraconocida por ser una india sencilla pero rebelde, herencia de su raza fuerte, se enamoró de uno de los oficiales españoles que sometía a su pueblo despreciando a Yaravi, un bravo guerrero de su tribu que la amaba sin ser correspondido.

Este, víctima de la ira da fin a su vida enterrando una daga en su corazón. Llena de culpa y rechazada por su pueblo renuncia al amor del extranjero y penando se pierde entre la maleza y al descubrirla la madre naturaleza, la hace dormir eternamente, convirtiendo su cuerpo en una hermosa montaña, que hoy cuida al poblado vallero.

La vigilante montaña con forma de mujer es solo uno de los atractivos del pueblo, también cuenta con un museo que hace un recorrido por el arte precolombino, religioso, pictórico la etnografía de los siglos XIX y XX; junto con un fantástico servicio Turístico, de este pedazito de Panamá un lugar paradisiaco.