Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Cultura

Monja en minifalda

M aría Rainer es uno de esos personajes que parecen no encajar en ningún sitio, que acostumbran llevar el estigma de rebeldes tan sólo p...

M aría Rainer es uno de esos personajes que parecen no encajar en ningún sitio, que acostumbran llevar el estigma de rebeldes tan sólo por no amoldarse ciegamente a las expectativas de los demás, por no caer en las trampas del conformismo y poder ver más allá de las normas que pautan la convivencia social.

Tal como se cuenta en La novicia rebelde (The sound of music), el personaje de María -que en la versión cinematográfica de este musical fue inmortalizado por la actriz norteamericana Julie Andrews- ingresa en un convento de la ciudad de Salzburgo, en la víspera de la anexión de Austria por la Alemania nazi en 1938, aproximadamente un año antes del arranque de las hostilidades de la Segunda Guerra Mundial.

Sus aspiraciones de convertirse en monja se frustran cuando comienza a ser mirada con recelo por sus compañeras de convento a causa de su falta de disciplina, su afición al canto y la reducida extensión de su sotana.

En un intento por darle la oportunidad de encontrar otro ámbito que esté más de acorde con su carácter, la abadesa decide enviar a María a la casa de una familia adinerada, donde esta novicia de cabello rubio y aficionada a la guitarra se desempeñará como institutriz.

En la versión de esta obra ganadora de cinco premios Tony que actualmente el director ‘zonian’ Bruce Quinn está presentando en el Teatro en Círculo, el personaje de María Rainer (que está inspirado en la historia de María Augusta Kutschera, matriarca de la familia von Trapp) es encarnado por la presentadora de televisión Roseta Bordanea, quien muestra sus aptitudes para el canto y la danza.

En cuanto a su actuación en la obra inspirada en el libro La historia de los cantantes de la familia Trapp, Bordanea pareciera no sentirse del todo cómoda cambiando su cabellera encrespada -con la que se ha dado a conocer en el programa de televisión ‘Acceso total’- por la peluca que sobre las tablas le permitir emular el ‘look’ clásico que Andrews exhibe en la película dirigida por Robert Wise. Incluso, se podría decir que sobreactúa por momentos, esforzándose por suscitar las risas del público.

En realidad esto no sería tan grave si el diálogo enunciado por el otro protagonista, el actor de origen británico Nick Miles (Georg van Trapp), no resultara ininteligible en varios pasajes fundamentales de la trama. Tal parece que para el teatrista anglosajón el reto de participar en su primer recital en español interpretando a un ex capitán de la Armada Imperial Austrohúngara probó ser demasiado para sus capacidades lingüísticas.

En realidad, más amena resulta la ex periodista y ex vocera presidencial Judy Meana en su rol como Elsa Schraeder, el interés romántico de Georg von Trapp. A pesar del accidente que sufrió el día anterior al preestreno de la obra (que tuvo lugar la semana pasada), Meana se ganó el público con interpretación de una atractiva pero insufrible baronesa, impaciente por mudarse a la extensa mansión del capitán. Su papel lo desempeñó con gracia y soltura.

También resulta grato ver nuevamente sobre el escenario a la joven actriz Adriana Linares, una promesa del teatro panameño, cuyo carisma se ha ganado las audiencias de musicales como High School Musical y Annie. Aunque en esta oportunidad no interpreta un papel protagónico como lo hiciera bajo la dirección de Quinn en el 2009, Linares destaca con su encarnación de Louisa von Trapp, una de las hij as del estricto ex militar austríaco.

Asimismo, la puesta en escena resulta soberbia, con coreografías de Yilca Arosemena, escenografías diseñadas por el propio Quinn y por Luis Jiménez, vestuario de Analía Núñez y Miguel Herrera, y dirección musical a cargo del pianista Dino Nugent, etc. La producción, que estuvo a cargo de Alida Gerbaud de Fábrega, supo sacar partido de las capacidades rotativas del escenario del Teatro en Círculo.

Al final de la historia la novicia conquistará el corazón de toda la familia von Trapp, con quienes huirá a Suiza después de un recital. De esta forma María y los von Trapp unen sus talentos para escapar de la incipiente amenaza del Tercer Reich. El arte se impone nuevamente al horror instaurado por el hombre.

La novicia rebelde permanecerá en cartelera hasta fin de mes en el Teatro en Círculo, en funciones de miércoles a domingo.