Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Cultura

‘El rey de la pasta’

Gaetano Maturo recuerda como si fuera ayer el día que llegó a Panamá. ‘Llegué el 26 de julio de 1997. Esa misma noche tomé una avioneta ...

Gaetano Maturo recuerda como si fuera ayer el día que llegó a Panamá. ‘Llegué el 26 de julio de 1997. Esa misma noche tomé una avioneta para llegar a Contadora porque había sido contratado como chef’. Eran buenos tiempos para Contadora y su hotel tenía mucho movimiento.

La experiencia duró aproximadamente un año y recueda Gaetano, ‘allí empezó mi aventura porque no tenía trabajo’.

El chef vendió comidas en oficinas, fue chef del restaurante Cesarito (cocina italiana) en el entonces Hotel Caesar Park. Luego conoció el hotel Bristol, hizo comidas para aviones en Sky Chef, trabajó en un resort en Bambito y también en el Hotel Nacional en Chiriquí.

‘Panamá ya es como la tierra de uno’, dice, pues mucha gente de Panamá, Chiriquí, Colón y otras provincias lo conocen. No en vano van a ser 15 años los que tiene de vivir aquí.

Su mayor aventura la inició ‘hace seis años, el 7 de agosto’, dice con toda seguridad. En la calle 71 San Francisco, ubicó su propio restaurante y lo llamó Pastísima.

En el salón principal llama la atención una ecléctica galería fotográfica. En las imágenes aparece el chef acompañado de personalidades como Gloria Estefan y Fidel Castro (no en la misma foto) Gabriel García Márquez, Jazzer Arafat, el presidente Martinelli y el ex canciller Samuel Lewis. Todos ellos, en diferentes momentos y lugares, han degustado los platillos de Gaetano.

‘Cuando abrí no tenía dinero, pedimos préstamos, había solo mesas sillas una estufa y una nevera. El primer día que abrimos vendimos 51 dólares, al tercer día, 210 dólares; el viernes, 650 dólares, después vino la prensa, nos dio a conocer, nos fue bien con las críticas y aquí estamos.

La especialidad de la casa son las pastas, lo dice su nombre, pero el chef ofrece una amplia gama de platos italianos hechos con carnes, mariscos, pollo, pues en Italia no solo se come pasta.

‘Aquí preparamos langostinos al ajillo, al vino, mariposa, parrilla de mariscos, langosta a la termidor, risotto con hongos porcini, ossobuco...’, dice casi sin respirar.

En Pastísima es muy pedido el antipasto italiano, hecho a diario, platos de quesos y carnes frías y los postres como la panna cotta, el tiramisú, deliciosas trartas, profiteroles y el saint honoré.

Pero sin lugar a dudas, los platos que más movimiento generan son las pastas.

‘Tenemos tortelloni boscaiola, fettuccini piamontesa, farfalle al salmón, linguini con gamberoni, también hacemos una bandeja de pastas mixtas, gnocchis, pappardelle con hongos porcini y langostinos’, con la salsa de su elección (al olio, blanca o al pommodoro).

No será raro encontrarse con algunas figuras conocidas cuando abra las puertas del restaurante. Empresarios, banqueros, políticos y hasta ex presidentes como Mireya Moscoso, Aristides Royo y Ernesto Pérez Balladares asisten regularmente.

Con su don de gentes, Gaetano se ha ganado el aprecio de su clientela.

‘El restaurante ya se llena solo, a veces entro y lo encuentro vacío y pregunto ¿qué pasó? pero al rato, se llena’, dice con satisfacción.

Y esa satisfacción la acompaña con agradecimiento a Dios, a través de sus semejantes.

Todos los años para Navidad Gaetano prepara un agasajo para niños necesitados de diversos lugares ya sea de la misma ciudad o del interior de la república porque ‘si uno le da a los pobres, le da Dios’.