Temas Especiales

02 de Mar de 2021

Cultura

¿Peregrinar a La Meca?

LONDRES. A pie, en camello o por mar, millones de peregrinos han emprendido por siglos el camino de La Meca: en el British Museum, una g...

LONDRES. A pie, en camello o por mar, millones de peregrinos han emprendido por siglos el camino de La Meca: en el British Museum, una gran exposición sobre este Hajj se adentra en los misterios de la mayor peregrinación anual del mundo, ampliamente desconocida para los no musulmanes.

‘Este Viaje al corazón del islam está destinado a musulmanes y no musulmanes, a todos los que quieren saber más sobre una de las grandes manifestaciones religiosas del mundo’, explica Neil MacGregor, director del museo londinense.

‘El Hajj es la única práctica del islam inaccesible para los no musulmanes porque La Meca, territorio sagrado, les está vetado’, recuerda.

Nos parecía muy importante tratar de entender lo que significaba para los musulmanes hoy y medir su importancia a través de los siglos.

Se necesitaron tres años y negociaciones con museos de todo el mundo para reunir las piezas presentadas de manera didáctica, con los llamados a la oración y las voces de los peregrinos como ruido de fondo.

Objetos cotidianos y obras de arte se presentan junto con vídeos, manuscritos, grabaciones y fotografías para dar una idea de este periplo, uno de los cinco pilares del islam.

Se supone que todo fiel debe hacerlo al menos una vez en la vida, siempre que tenga salud y medios.Durante siglos, el viaje hacia el primer lugar santo del islam, situado en Arabia Saudí, era una verdadera epopeya. Semanas de marcha o a lomo de camello, en convoyes, a través de montañas y desiertos, o incluso meses de travesía por el océano Índico, con riesgo de caídas, robos o naufragios.

EL VIAJE DE HOY

En la ruta árabe Bagdad-La Meca, el más antiguo de los caminos utilizados por los peregrinos a lo largo de la historia, se instalaron pozos, áreas de descanso y balizas. Como el mojón kilométrico presentado por el British Museum, uno de los pocos que existen.

Mapas antiguos, astrolabios para poder calcular la hora de la oración, brújulas, guías de rituales, diarios de viaje o un magnífico palanquín rojo y oro destinado al transporte de los sultanes: a esta vertiente histórica responde la logística moderna, fotos de peregrinos en autobuses o en aviones o clientes de agencias de viajes que ofrecen paquetes especiales para ir a La Meca.

Una fórmula iniciada a finales del siglo XIX por Thomas Cook, quien fue durante un tiempo operador oficial de este destino, a partir de las Indias británicas, como evidencia un billete.

La exposición permite también al visitante compartir la experiencia de algunos occidentales que han logrado entrar en La Meca. Disfrazado, como el explorador Richard F. Burton, que volvió con un libro convertido luego en superventas. O legalmente como la escocesa Evelyn Cobbold.

Aunque no estaba oficialmente convertida, esta mujer que decía que siempre se sintió musulmana obtuvo el permiso de las autoridades locales en 1933 para hacer la peregrinación a los 65 años.

Los comisarios dan también la palabra a los artistas contemporáneos, como Ahmed Matter, cuya instalación --un cubo negro con un imán que atrae miles de partículas metálicas--, ilustra la atracción que ejerce sobre los peregrinos la Kaaba, el santuario cúbico situado en centro del gigantesco patio de la Gran Mezquita de La Meca.