Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Cultura

Escritorios pequeños pero funcionales

Los espacios laborales reducidos como cubículos y oficinas pequeñas suelen resultar incómodos de por sí, pero si le damos una buena orga...

Los espacios laborales reducidos como cubículos y oficinas pequeñas suelen resultar incómodos de por sí, pero si le damos una buena organización y decoración podremos sentirnos mas a gusto y hasta mejorar nuestra productividad.

La decoración de nuestro cubículo, escritorio u oficina pequeña es fundamental para elevar nuestra moral, aliviar nuestro nivel de estrés y, como resultado de ello, aumentar también nuestra productividad y rendimiento. Hay muchas técnicas de decoración que podemos aplicar en espacios reducidos, para que tu pequeño ambiente de trabajo resulte cómodo, acogedor y confortable.

Aprende a usar tú espacio

Si tienes un cubículo pequeño necesitarás mucho espacio de guardado, para mantener el orden y la limpieza. Escoge un escritorio con muchos cajones. De esta forma podrás mantener bien guardados tanto tus papeles y documentos, como también tus objetos de uso cotidiano, sin que se pierdan, extravíen o desordenen el lugar.

Sobre tu mesa de escritorio coloca bandejas apilables para poner allí los papeles y documentos, quizás una con una etiqueta que diga ‘por hacer’. Esto te va a permitir ordenar tus tareas pendientes, y evaluar el avance de tus labores diarias a simple vista. También tus lápices deberán estar contenidos en un lapicero, o al menos en una vieja taza con motivos decorativos de tu preferencia.

El abrigo y la cartera son objetos que suelen incomodar en las oficinas pequeñas y cubículos. Coloca el abrigo en el respaldar de tu silla y tu cartera la puedes colgar de los ganchos que se utilizan para esto.

Siempre recuerda tener algún objeto decorativo personal a la vista, para sentirte más a gusto en tu cubículo. Sin embargo, no te excedas en esto: llenar la pantalla de tu computadora con fotos y calcomanías puede afear tu espacio de trabajo, y te puede dar la sensación de estar saturado de tareas y estímulos.