Temas Especiales

25 de Oct de 2020

Cultura

Una digna embajadora

PANAMÁ. S e acercaba la hora del almuerzo, sin embargo, parecía oscurecer. Pero las nubes cargadas de lluvia no lograron intimidar a los...

PANAMÁ. S e acercaba la hora del almuerzo, sin embargo, parecía oscurecer. Pero las nubes cargadas de lluvia no lograron intimidar a los invitados a la cita.

Conoceríamos a Rosa Ruiz, embajadora de las bodegas Santiago Ruiz, conocidas por la elaboración del vino blanco del mismo nombre, con denominación de origen Rías Baixas.

Los primeros temas de conversación fueron los días lluviosos, los paraguas que siempre dejamos en el carro y los resfríos que tomamos gracias a ello. Mas adelante cuando todos estuvieron sentados, se llevaron a cabo las formalidades y las presentaciones.

Rosa tomó la palabra, con la misma amabilidad y sencillez de quien se refiere al clima y la temperatura. Sin embargo, habla de un tema que conoce muy bien: losvinos que su padre hiciera famosos.

La familia Ruiz se dedicó por generaciones a la elaboración del vino. Pero más que un negocio se trataba de un hobby que generaba por cosecha entre 500 y mil botellas.

Santiago, padre de Rosa, decidió dedicarse de lleno a la actividad cuando se retiró de sus actividades laborales a los 70 años de edad.

‘Modernizó las bodegas y mercadeó su vino en otras ciudades. No le costaba trabajo llegar a un restaurante con sus botellas bajo el brazo’, recuerda Rosa.

Así, Santiago Ruíz dio a conocer sus vinos y más importante, puso en el mapa los vinos de Rías Baixas y las cepas de la región. Por ello es conocido como el padre del albariño.

Rosa comentó con cariño el cuidado que su padre ponía en la elaboración de su vino y cómo de a poco ella fue involucrándose en el negocio. Y aunque la bodega ya no pertenece a la familia, ‘se cuida el vino desde la cepa hasta la copa. Así lo seguimos haciendo’.

La visita de Rosa Ruiz estuvo enmarcada en una gira latinoamericana que incluye países como República Dominicana y Puerto Rico.

ALMUERZO-MARIDAJE

El restaurante La Trona, bajo la batuta del chef Alfonso DeLa Espriella, presentó para acompañar los vinos Santiago Ruiz 2010 y 2011, un menú a ocho tiempos que demostró la versatilidad de estos caldos blancos.

La presentación de los vinos y sus características estuvo a cargo del sommelier del Wine Store de Felipe Motta, Basilio Barros.

La cosecha 2011 presentaba un color amarillo pálido, con ribetes verdes, lo que lo ubica como un vino joven, pero con algo de cuerpo. Sus aromas son de sítricos, como limón, maracuyá, piña y manazana verde.

Con esta cosecha acompañamos una ensalada de berro y arúgula con nueces caramelizadas y peras, un ceviche de corvina con maracuyá y camote crocante, un quiche de maíz y tocino con chutney de mango y merquén, un róbalo al curry sobre arroz de sushi y un arroz con tinta de calamar, calamares y pimiento piquillo.

El Santiago Ruíz, 2011 presentó más fuerza, con notas frutales, pero con algo de hierbas. Acompañamos con este vino un pato ahumado con tostada francesa en salsa de maracuyá, un pie de limón con helado de vainilla y un sorbeto de albahaca y limón.