Temas Especiales

25 de Sep de 2020

Cultura

Hamburguesas, para todo gusto

Su color distintivo es el rojo, quienes hayan viajado a Estados Unidos, sobre todo en el centro - oeste del país habrán visto sus letrer...

Su color distintivo es el rojo, quienes hayan viajado a Estados Unidos, sobre todo en el centro - oeste del país habrán visto sus letreros luminosos y probado sus hamburguesas.

La franquicia Carl’s Jr. se abre paso en Panamá, como parte de un plan de expansión que incluye otros países de Latinoamérica.

‘Carl’s Jr. tiene más de 2 mil tiendas en Estados Unidos y han empezado a desarrollarse internacionalmente’, comenta Miguel Novo, country manager de International Meal Company, IMC, empresa que administra el nuevo comedor del aeropuerto Internacional de Tocumen.

Carl’s Jr. cuenta con tiendas en Rusia, en el sureste asiático y en Latinoamérica en países como Costa Rica y Ecuador. bajo la dirección de IMC, los restaurantes manejan un un plan de expansión en países como Colombia, República Dominicana, Puerto Rico, México, Brasil y, por supuesto, Panamá.

La cadena, que inició labores en el aeropuerto en abril de 2011, ha tenido una buena acogida, no solo por parte de público viajero sino de los mismos empleados, lo que alentó a la empresa a competir en la ciudad.

Hace solo una semana fue inaugurado el restaurante en Metro Mall, la construcción de un restaurante en Westland está en un 70%, mientras que se estudian otros puntos de venta.

‘Queremos terminar el año teniendo 4 o 5 tiendas de la franquicia’, afirma Novo con entusiasmo.

HAMBURGUESAS

El plato principal de Carl’s Jr. son las hamburguesas, categoría de alimentos con una amplia competencia, sin embargo, Novo confía plenamente en t dos elementos diferenciadores que está seguro le ofrecerán ventaja.

‘Una es que tiene servicio a la mesa, haces tu pedido en el mostrador, te sientas y te llevan la comida a la mesa. El segundo es el tipo de hamburguesa que tenemos’, informa.

El restaurante ofrece dos líneas de hamburguesas, una regular y una línea de Angus Certified, carne importada de alta calidad y de mayor tamaño.

Las hamburguesas con esta carne se han denominado ‘Thickburger’.

A diferencia de otras cadenas de restaurantes de hamburguesas, no hay un producto insignia, más bien una amplia variedad en el menú: Famous Star, Superstar, Western Bacon Cheeseburger (sencilla y doble), hamburguesas con chili y queso, con champiñones oortobelo, con guacamole, tocino y queso; hamburguesas Jr, (para niños) clásica, con queso o BBQ; las thickburger en sus versiones original, con guacamole y tocino, Western Bacon, con champiñones portobelo y con jalapeño. Además está la Low carb, que está envuelta en una hoja de lechuga y se sirve sin pan.

Cuentan también con una interesante variedad de emparedados de pollo, ensaladas con pollo a la parrilla o pollo crujiente, y acompañamientos como papas fritas, papas crisscut, papas con chili y queso y aros de cebolla.

Entre las bebidas están las gaseosas, jugo de naranja, agua y batidos de helado.

De acuerdo con Novo, unas de las favoritas del público son la Portobelo Burger y la Western Bacon además de la Super Star.

Otro detalle que caracteriza la cadena de restaurantes es que toda hamburguesa se produce bajo pedido. No se prepara nada por adelantado, hasta que el pedido llegue a la mesa de trabajo.

Adicional a esto, quienes ordenen una de las opciones Thickburger recibirán el servicio denominado Thickdollar que consiste en llevar a la mesa la comida solicitada, se le ofrecen al comensal las salsas, las soda y el refill. ‘Al menos el empleado debe preguntar al cliente si desea refill y servirlo’, explica Novo.

El tiempo estimado de servicio debe oscilar entre los 3 y 4 minutos. Claro, por encontrarse el restaurante en su primera semana, los clientes demoran un poco en hacer su pedido pues no conocen el menú.

En Carl’s Jr. puede adquirir uno combo desde un precio de $ 5.50. Los rpecios llegan hasta hasta 8.10 si se trata de una Thickburger.

Para Novo, la experiencia hasta el momento ha sido grata, han recibido muy buenos comentarios tanto en persona como a través de las redes sociales y la acogida de la marca ha sido significativa. ‘El reto es conseguir mantener lo que se ha hecho hasta el momento. La ilusión del inicio dura solo un momento, pero hay que ser constantes y seguir manteniendo un buen producto y un buen servicio’, asegura.

Él está consciente de que ‘lo difícil no es llegar sino mantenerse’, pero están dispuestos a hacerlo.