Temas Especiales

28 de Jan de 2021

Cultura

Dos monjas psicodélicas

PANAMÁ. Con ¡A por ellos!, obra ganadora en la sección de teatro del Premio Ricardo Miró 2011, el dramaturgo Winnie Sittón (seudónimo de...

PANAMÁ. Con ¡A por ellos!, obra ganadora en la sección de teatro del Premio Ricardo Miró 2011, el dramaturgo Winnie Sittón (seudónimo de Roberto Quintero, columnista de ‘Facetas’) continúa la temática revolucionaria comenzada en la obra Enantito, que también presentó en la Sala Mojica del Teatro La Quadra.

A diferencia de aquel montaje, que se estrenó en el 2010, en el que la revolución corre a cuenta de una trío de cantantes que van de antro en antro entonando canciones de Pimpinela, en A por ellos serán dos monjas las que empuñarán las armas y lucharán por sus ideales.

Quintero vuelve a trabajar con las veteranas actrices Nuria Mateu y Nyra Soberón Torchia, que interpretan a Sor Catalina y Sor Margarita, respectivamente, cuyos hábitos serán agitados por los vientos de la sedición.

Aunque llevan años jugando con la posibilidad de rebelarse contra la máxima autoridad de la Iglesia, las religiosas solo deciden entrar en acción cuando, a través de una revelación divina, se les ordena asesinar al Papa.

Con el objetivo de concretar el asesinato de la máxima autoridad de la iglesia, a las amigas se les ocurre jugarse todo sus ahorros en una visita al hipódromo.

Después de una carrera desafortunada, conocen al ‘Güero’, un exótico personaje vestido como mariachi, quien les presta dinero para que prueben suerte nuevamente. No obstante, la fortuna se les sigue mostrando esquiva.

A pesar de sus intentos por despistar al ‘Güero’ con una ranchera (el clásico ‘Si nos dejan’), el usurero las confronta para exigirles que salden su deuda. Sabiendo de antemano que carecen de efectivo, les propone una salida: que recojan un paquete con estupefacientes que se encuentra en un barco anclado en el muelle.

Las monjas se hacen con el cargamento y lo esconden en su convento, donde Sor Margarita ingiere un poco de la droga experimental, con resultados hilarantes.

La trama se complica cuando se revela que el ‘Güero’ es, en realidad, un policía encubierto. En el clímax de la obra, la revolución de Sor Catalina y Sor Margarita se ve frustrada cuando ambas fallecen en un final de tintes shakesperianos.

TRIPLETA HUMORÍSTICA

Mateu y Soberón Torchia, al igual que Rossana Uribe, quien encarna a Sor Difusa - una monja de origen caribeño cuyos hábitos esconden unas voluptuosas carnes- vuelven a brillar en otra obra de Sittón, exhibiendo una química que envuelve al espectador.

En cuanto al dramaturgo, algunos de los diálogos de Quintero exhiben un ingenio que recuerda por momentos el humor inteligente desplegado por Woody Allen en sus filmes. ‘Que nadie se mueva! Vamos a cometer un asalto en nombre del Señor’, exclama Sor Margarita, una de las monjas devenidas a ladronas de banco, durante el segundo acto, cuyo ritmo supera al primero.

La actriz Elisa Fernández completa el elenco de esta obra que estará presentando hasta el primero de septiembre en el Teatro La Quadra, de martes a sábado a las 8:00 p.m., y los domingos a las 6:00 p.m.