27 de Sep de 2022

Cultura

Sin cruzarse de brazos

F erra n Adriá habrá cerrado su famoso restaurante elBulli, pero no para tomarse vacaciones. El año 2014 fue la fecha que el considerado...

F erra n Adriá habrá cerrado su famoso restaurante elBulli, pero no para tomarse vacaciones. El año 2014 fue la fecha que el considerado mejor cocinero del mundo se puso como punto de partida para iniciar las labores de la Fundación elBulli, dedicada a la investigación en creación e innovación de la ciencia gastronómica, con un componente social y sin fines de lucro.

SUBASTA DE VINOS

Pero para que esta fundación pueda arrancar, requiere de fondos y para ello, el cocinero español anunció que la bodega de su antiguo restaurante será subastada el próximo año para recaudar fondos destinados a su nuevo proyecto.

elBulli sirvió su última comida y cerró en julio del 2011, y Adriá y su socio Juli Soler planearon crear ‘un centro experimental centrado en el proceso de innovación y creatividad’.

Adriá dijo a AP que el remate recaudará fondos para la fundación. ‘En un mes, la lista completa de vinos será publicada’, dijo Adriá. ‘No sé realmente mucho sobre vinos, los bebo y los disfruto, pero hasta ahí va la cosa’.

Dijo que muchas de las botellas estaban firmadas por sus productores y todas ellas llevarán una etiqueta de identificación de la Fundación elBulli.

Sotheby’s dijo en una declaración que más de 8 mil 800 botellas de la bodega de elBulli serán subastadas con la esperanza de recaudar 1,6 millones de dólares.

El Bulli mantuvo las tres estrellas Michelin durante una década y fue considerado el mejor restaurante del mundo en cinco ocasiones por la revista británica The Restaurant, en la que Adriá fue con frecuencia descrito como el chef más talentoso e imaginativo del mundo.

En octubre, Soler, el maitre que descubrió y contrató Adriá, dimitió de la Fundación elBulli debido a una dolencia neuro-degenerativa.

Desde su llegada a elBulli en 1981, Soler pasó a ser una figura esencial en uno de los restaurantes más influyentes del mundo.

Serena Sutcliffe, directora del departamento de vinos internacionales de la casa rematadora Sotheby’s, dijo que los afortunados que pudieron comer en elBulli nunca olvidarán las extraordinarias sensaciones degustadas.

‘Había sorpresas, encanto y sensación en cada plato, una interminable procesión de magia abierta ante los ojos de uno, solamente para desaparecer en un momento inesperado’, agregó.

UNA APLICACIÓN PARA TABLETS

En 2011 el cocinero presentó un libro que en lugar de mostrar las recetas de un cocinero, enseñó lo que comen los cocineros en su día a día. En La cocina de la familia, Ferran Adrià recopiló 31 menús que comió junto a su equipo de 75 personas de elBulli con un precio medio de 4 euros por persona.

En la elaboración de estos platos equilibrados y variados sólo se usan productos frescos y de temporada, y se emplea un máximo de 40 minutos en elaborar un menú completo compuesto por primero, segundo y postre.

Ante el éxito del libro —a finales de 2013 estará traducido a 20 idiomas— el chef, que mantiene un acuerdo de colaboración con Telefónica desde 2009, se propuso llegar a un público aún más amplio gracias a las nuevas tecnologías. Así nació la aplicación ‘Adrià en casa’, muy intuitiva y accesible para cualquiera que sea ‘normalito en el plano tecnológico’, nivel en el que el cocinero dice estar.

Disponible para Kindle Fire, Kindle Fire HD, tablets Adroid en la Tienda Apps de Amazon y iPad en la Apple Store a un precio de 14,50 euros, contiene los apartados Menús, Platos, Cómo nos organizamos, Mi cocina, y Ferran Adrià y elBulli para ayudar al usuario en todos los procesos que implica cocinar, partiendo de la elaboración de la lista de la compra.

‘Hay miles de recetas en internet —reconoce Adrià— pero mi equipo y yo hemos elegido las más sencillas, económicas y sabrosas’, en menús cerrados o con platos que se pueden combinar dependiendo de la preferencia del consumidor.

Además, se ofrecen consejos para la compra —’no fijarse en los ojos del pescado, sino en el olor’—, y trucos como la facilidad que supone disponer de sofrito congelado o la importancia a la hora de guisar de no echar mucho caldo de golpe, sino irlo dosificando durante la cocción.

Cuando se muestran los ingredientes de una receta, en la que la aplicación nos permite variar el número de comensales para conocer las cantidades necesarias, se puede ir elaborando una lista de la compra.

Una vez en casa con todos los productos, este instrumento nos guía en el orden de preparación de los platos para que se puedan consumir ‘recién hechos’.

Todo ello ilustrado paso a paso con fotografías —se descartó el vídeo—, con la posibilidad de activar un temporizador para que nada se pase en el fuego y con un instrumento de notas para que el usuario haga sus propias aportaciones.

‘No es el punto final, es el punto de partida’, ha dicho el cocinero catalán, ya que espera que la oportunidad que ofrece esta app de compartir fotografías y comentarios de cada plato en las redes sociales genere un debate enriquecedor de los menús.

También es el punto de partida en el sentido de que el próximo paso entre Adrià y Telefónica será el diseño de un curso de cocina para principiantes, también disponible en tabletas.