Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Cultura

Del amor entre la nieve y el trópico

Muchos años pasaron antes de que viera personalmente la nieve. En mi infancia la había visto, sí, pero en la pantalla del cine y la tele...

Muchos años pasaron antes de que viera personalmente la nieve. En mi infancia la había visto, sí, pero en la pantalla del cine y la televisión, como asumo que es en la mayoría de los panameños.

No había, en los años setenta, historia de amor de Hollywood sin que los enamorados rodaran abrazados en la nieve. ¡Qué romántico! Era un paisaje tan diferente al nuestro, húmedo y tropical, lluvioso y sudoroso.

Las únicas imágenes hollywoodenses de amor con paisaje tropical que recuerdo son los cómics de Tarzán con Jane, que dirimían sus besos entre lianas y alaridos que espantaban a los monos y las bestias de la selva. Nada de estas salvajadas coloniales ocurrían en la nieve, porque aquí el amor se presentaba como su paisaje, civilizadamente: sosegado, encantador y lejano para todos nosotros.

Esto me recuerda las actuales películas de Bollywood, donde los actores indios ruedan sus escenas de amor en Suiza, detalle que a los expectadores indios les gusta porque les transporta, los aleja, aunque sea por algunas horas, de la realidad que los rodea.

Esas primeras imágenes de la nieve que, incluso, están tan asociadas con la navidad, nunca he podido quitármelas de la cabeza, a pesar de vivir tantos años en Europa. Casi nunca he vivido navidades con nieve y, mucho menos, he rodado enamoradamente en la nieve con mi novia y ahora con mi mujer, porque, aparte de que a ella no le gusta esa imagen, no cae suficiente nieve para semejante pose de amor al estilo hollywoodense.

ESCRITOR