Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Cultura

Maratón de Boston, un trágico final

El reloj electrónico de meta situado en la Boylston Street marcaba 4 horas 09 minutos y 44 segundos de carrera. Hasta esos momentos, la ...

El reloj electrónico de meta situado en la Boylston Street marcaba 4 horas 09 minutos y 44 segundos de carrera. Hasta esos momentos, la ciudad de Boston disfrutaba de una alegre jornada en conmemoración del Día de los Patriotas, y cumplía con la tradición anual de celebrar como cada tercer lunes de abril la prueba más antigua y de mayor renombre de todas las maratones que se celebran a nivel mundial: la Boston Marathon.

En cuestión de segundos, y de manera sorpresiva, varios artefactos explotaban en la recta final y graderío de meta, causando el caos con varios fallecidos y cientos de heridos. En contra de su voluntad, el Maratón de Boston añadía una página mas a su leyenda e historia, una página que sin lugar a dudas nunca debió de ser escrita.

VIOLENCIA Y DEPORTE

Por su gran repercusión social y mediática, el mundo del deporte se ha visto lamentablemente envuelto en numerosos sucesos reivindicativos especialmente con trasfondo político y religioso. Muestra de ello fue el ataque de una cédula terrorista a la Villa Olímpica durante los Juegos de Múnich en 1972 que acabó con la muerte de un grupo de atletas israelíes.

También en Juegos Olímpicos, en esta oportunidad Atlanta 1996, una explosión en el Parque Centenario provocó un fallecimiento y numerosos heridos en el público presente. Mas recientemente, las amenazas de atentados y actos violentos, motivaron el traslado en 2008 del famoso Rally Paris-Dakar a Sudamérica. Asimismo, son frecuentes las protestas y actos de sabotaje con ocasión de la celebración de Grandes premios de Fórmula 1 en países del Medio Oriente. Pero sin duda, el salvaje atentando producido en Boston, marcará un antes y un después en cuanto a las precauciones de seguridad que van a seguir las organizaciones a futuro.

BOSTON: LA REINA ENTRE LAS GRANDES

Si bien hay muchas maratones a nivel mundial con gran organización y amplio prestigio. Sólo las 6 mejores se integran dentro de las llamadas Majors, club exclusivo al que pertenecen New York, Chicago, Tokyo, Berlín, Londres y por supuesto Boston. La Maratón de Boston, que este año celebró su 117 edición, es con gran diferencia la decana de las carreras de 42,195 km a nivel mundial, y desde que se corrió por primera vez en el año 1897, participar en la misma ha sido el objetivo buscado por todo runner. A diferencia de otros eventos en los que los cupos se asignan básicamente por método de sorteo, Boston tiene la particularidad de que exige una marca mínima realizada en otra Maratón avalada por las autoridades atléticas, lo que a efectos prácticos supone que en Boston solo corren los mejores atletas de cada categoría de edad.

PANAMEÑOS A SALVO

Boston tenía una inscripción este año de 23 mil 326 atletas de todo el mundo, entre los que se incluían 4 corredores de nacionalidad panameña: Geraldine Petterson, Ricardo Ortega, José Duncan, y Luis Carlos Stoute. Al producirse las explosiones ya habían finalizado mas de 17 mil corredores, entre ellos los 3 participantes panameños masculinos con tiempos entre las 3h y 3h30. Solo quedaba en carrera Geraldine Petterson. Ella, al igual que cerca de otros 5 mil atletas, se quedó sin poder cruzar la línea de llegada al ser desviada por las autoridades. Por fortuna, ninguno de ellos ni sus familiares se vieron afectados directamente en los atentados.