Temas Especiales

20 de Apr de 2021

Cultura

‘Running’ cerca de las nubes

Cada vez son más los aficionados al running que aprovechando los fines de semana buscan nuevas rutas para correr fuera del asfalto. Cerr...

Cada vez son más los aficionados al running que aprovechando los fines de semana buscan nuevas rutas para correr fuera del asfalto. Cerro Azul, adicional a ser una ubicación con buenos accesos para llegar, ofrece circuitos con distinto grado de dificultad tanto para el practicante regular como para el novel.

PUNTO DE PARTIDA

Si queremos hacer el recorrido más largo, la opción es iniciar desde el supermercado X-tra ubicado en la carretera Panamericana, a la altura de la 24 de diciembre. Desde allí y por carretera asfaltada correremos con un perfil bastante plano durante tres kilómetros, antes de que aparecen las primeras rampas de ascenso hacia Cerro Azul.

Aunque la calle no es mu transitada, siempre hay que tener precaución con los carros, sobre todo si corremos en horas del amanecer. Los perros sueltos también pueden hacer acto de presencia y provocar algún susto. La ruta enlaza subidas de manera constante con muy cortos descansos hasta el kilómetro 8, por lo que hay que mantener un ritmo conservador guardando fuerzas.

LA ‘ROMPE PECHOS’

El tramo que discurre entre los kilómetros 8 y 13 es realmente exigente. Lo primero que enfrentaremos es la conocida como loma ‘rompe pechos’: una pendiente recta con alto porcentaje que parece inacabable. Terminada la misma y tras un breve plano, se llega a la zona de las curvas, un duro segmento en el que la vegetación desaparece y se ven tremendas vistas panorámicas.

Notaremos que al ir ganando elevación la temperatura se vuelve más agradable y fresca, ayudado por el hecho de la fuerte brisa que suele soplar en este tramo. Superado esta parte del ascenso ya tendremos mucho ganado, pues disfrutaremos de una bajada de 500 metros hasta la placentera zona del lago. Allí hay una fondita donde podremos comprar algo para hidratarnos o para comer de ser necesario.

TRAMO FINAL

Desde el lago la parte final de 4.5 kilómetros es bastante llevadera, con algunos repechos fuertes pero así mismo zonas de bajada y descanso. El paisaje se vuelve muy agradable, corriendo rodeado entre áreas arboladas y numerosas residencias de fin de semana. En esta zona de Las Nubes y Los Altos de Cerro Azul es frecuente encontrar en horas tempranas del día un clima bien fresco, con nubosidad y llovizna.

El puesto de policía al final de la calle asfaltada anuncia que se han cumplido 18 kilómetros de recorrido y que estamos por terminar nuestra sesión de entrenamiento.

ASCENSO A CERRO JEFE

Para corredores más experimentados -o aquellos que quieran iniciar su entrenamiento subiendo en carro hasta este punto- existe la opción de continuar de frente por una pista de tierra durante otros 7 kilómetros hasta Cerro Jefe. El camino -bien marcado- discurre por los límites del Parque Nacional Chagrés, y está en buenas condiciones, aunque hay que tener cuidado de evitar un tropiezo con alguna piedra o resbalar en el barro que se desprende du rante la época de lluvias.

Enseguida encontraremos la Fonda Bruni y a continuación las oficinas de la Autoridad Nacional de Ambiente (ANAM), antes de que la pista ascienda de manera continua y el bosque deje sitio a los pastos. Una durísima rampa de concreto nos llevará finalmente hasta Cerro Jefe, con sus más de mil metros de altura, rodeado de altas antenas de comunicación. Es conveniente llevar algo de abrigo durante el descenso que nos llevará a nuestro vehículo. Luego nos espera la ciudad, congestionada de viaductos y demás posibles soluciones viales en construcción.