Temas Especiales

07 de Apr de 2020

Cultura

Maratón, prueba de dominio africano

Cuando el lector tenga en sus manos este artículo, se estará celebrando en nuestra ciudad la Maratón Internacional de las Américas; y al...

Cuando el lector tenga en sus manos este artículo, se estará celebrando en nuestra ciudad la Maratón Internacional de las Américas; y al domingo siguiente —el 1 de diciembre—, la Maratón Internacional Ciudad de Panamá.

De manera habitual, eventos de esta categoría con una jugosa premiación han captado la atención de atletas foráneos de países de nuestro entorno como Colombia, Venezuela, o Costa Rica. Pero en los últimos años se está notando una mayor presencia de atletas africanos, bien llegados directamente desde sus países de origen, o residiendo en Estados Unidos, de donde viajan para competir en diferentes pruebas.

Incluso esa estancia en nuestro país no se está circunscribiendo ya solamente a un par de días antes y después de la carrera, sino que actualmente varios atletas de Kenia han establecido en Panamá su centro de operaciones, compitiendo en la mayoría de las pruebas del calendario atlético.

En contra de algunas opiniones, que no ven con agrado su presencia en los eventos por cuanto copan las principales premiaciones en detrimento de los atletas locales, lo cierto es que es un privilegio poder contar con el talento de estos fondistas, corredores humildes y sencillos, pero sobre todo muy serios y disciplinados, de los cuales podemos aprender mucho en cuanto a métodos de entrenamiento y estrategias de competición.

HEGEMONÍA AFRICANA

Solo hay que hacer una rápida revisión de la web de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF), para constatar el dominio absoluto y total de los atletas africanos en la prueba reina del atletismo de fondo, la Maratón con distancia de 42,195 metros.

En el ranking actual de los 50 mejores tiempos del 2013, encabezado por el récord mundial obtenido en Berlín por Wilson Kipsang (2h03:03), aparecen un total de 36 atletas de Kenia, 22 de Etiopía, uno de Eritrea y uno de Marruecos; estos últimos, en las posiciones 43 y 48.

En este mismo sentido, una impresionante cifra de 162 atletas Kenianos lograron la marca mínima de 2h12 para clasificar a la maratón de los pasados Juegos Olímpicos de Londres.

Esta enorme supremacía de Kenia y Etiopía a nivel mundial se ha intentado explicar con base en diversos factores, principalmente fisiológicos y genéticos. Así serían corredores delgados y de pequeña estructura ósea, pero con extremidades inferiores muy largas que ocupan gran parte de su cuerpo. Adicional a esto, la fibra de sus músculos sería, en mayor proporción, de la denominada ‘lenta’, lo que les permitiría economizar su gasto de energía al correr y retrasar la aparición de la fatiga y eventual bajada de rendimiento.

Otras causas que se citan sería el entrenamiento que muchos de estos atletas hacen en altitud por encima de los 1,800 metros, una alimentación muy sencilla basada en lácteos y semillas pero ajustada a sus necesidades básicas, y la gran constancia y sacrificio que ponen en sus rutinas de entrenamiento para llegar a ser figuras deportivas buscando un mejor futuro.

En cambio, no parece acertada la creencia de que la sorprendente capacidad de los atletas africanos radique en que desde pequeños deben de recorrer largas distancias para ir a por agua o a la escuela, ya que muchos de los mejores campeones de Kenia públicamente han confirmado que por vivir cerca de poblados no han realizado nunca en su niñez ese tipo de rutinas. .