Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Cultura

La era de una nueva diplomacia

Hace algunos años tuve la oportunidad de ver el comienzo de un proyecto singular, que me mostró que para que las cosas pasen solo debe e...

Hace algunos años tuve la oportunidad de ver el comienzo de un proyecto singular, que me mostró que para que las cosas pasen solo debe existir voluntad.

Conocí a el embajador argentino Jorge Arguindegui durante un evento la sociedad de amigos de Argentina en Panamá. En esa reunión contó que se había enterado que dos escuelas en la ciudad capital tenían nombres de próceres argentinos y que al conocerlas descubrió que ambas tenías grandes carencias. La decisión que tomó marcó el inicio de un proceso que terminó con un reconocimiento para la embajada años después por parte de la cancillería de Panamá.

La innovación puede tener muchos frentes y venir desde lugares insospechados. Jorge Arguindegui sin saberlo había comenzado con la ‘Responsabilidad social diplomática’. Ya retirado del cargo de embajador, sigue trabajando esta vez desde la asociación de amistad Argentino Panameña, donde apoya los proyectos que comenzó como embajador.

¿Será que la tendencia sigue?, ¿otros embajadores seguirán la senda trazada por ex embajador Argentino? No puedo asegurarlo con certeza. Lo cierto es que gracias a lo efectivo del trabajo realizado por el ex-embajador Arguindegui y al impacto positivo que se ha visto en las dos escuelas, más embajadas han comenzado a involucrarse de esta forma con su entorno.

Panamá tiene un alto nivel de voluntariado empresarial. Es apenas natural que cuando funcionarios de gobiernos extranjeros se sintonizan con las necesidades panameñas, las voluntades se sumen para lograr los más altos objetivos.

Si las embajadas pueden lograr este nivel de interacción con la sociedad, ¿qué no podrían lograr otros entes más cercanos a la realidad nacional?

Este caso sirve para ilustrar un poco que la innovación social se puede aplicar de muchas formas, logrando balancear un poco la inequidad de nuestra sociedad actual. Existen muchas otras posibilidades de aplicar procesos como éste, desde el ámbito empresarial hasta las universidades y colegios; lo importante es el afán de lograr cambios en la sociedad, la capacidad de articular un grupo particular y lograr el apoyo a todo nivel que sea necesario.