Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Cultura

Cuba adapta películas para ciegos y sordo

Más de 50 películas, cubanas y extranjeras, han sido adaptadas con audio descripción y subtituladas para personas con deficiencias visu...

Más de 50 películas, cubanas y extranjeras, han sido adaptadas con audio descripción y subtituladas para personas con deficiencias visuales y auditivas, en un proyecto auspiciado por el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC).

Desde hace tres años, en La Habana funciona un singular cineclub, donde se ofrecen películas con escenas descritas a viva voz por un locutor, un proyecto nacido del esfuerzo conjunto de la Asociación Nacional del Ciego (ANCI) y el ICAC, informó la prensa local.

El cineclub, nombrado "Tocando la luz", nació en el verano de 2011 y busca permitir a las personas invidentes acercarse al cine a partir del método de audio descripción, un método que consiste en la proyección de la película en la pantalla grande para que todos aquellos de baja visión puedan apoyarse en colores, tamaños, movimientos y cuanto sucede en la escena.

Al mismo tiempo que se proyecta la cinta, locutores explican las imágenes que se van sucediendo y que no se pueden inferir por los diálogos de los protagonistas que intervienen.

En la sala La Rampa, ubicada en el céntrico barrio del Vedado, a unas cuadras del conocido Malecón habanero, se han exhibido 30 películas cubanas cuyas principales escenas fueron descritas por afamados locutores cubanos.

Con una rampa de acceso, la sala tiene todas las condiciones para facilitar la ubicación del singular público, que es auxiliado por las acomodadoras si lo requieren.

Este cineclub se ha convertido en una oportunidad para estrechar lazos familiares sin penas, ni lástimas, comentó el secretario de Cultura de la ANCI, Guillermo Rodríguez, quien explicó que en cada función, los segundos miércoles de cada mes, han asistido más de 50 invidentes y débiles visuales, sin contar a sus acompañantes.

Para Rodríguez, quien perdió la visión desde joven, el proyecto ha propiciado el reencuentro con esta pasión de juventud, y se ha convertido en una cuestión de familia, pues asiste al cine acompañado de su esposa, también invidente, y de su pequeño hijo.

El éxito de la primera experiencia ha permitido mantener una frecuencia mensual durante todo el año, según informó Jorge A. González, quien ha asumido con entusiasmo la dirección de "Tocando la luz".

Los directivos del cineclub pasaron ahora a incluir el sistema de "close caption" o subtitulaje para extender también a los sordos la posibilidad de disfrutar el séptimo arte de manera más plena.

La joven ciega Marlenys Oliva, quien viajó desde un municipio de la periferia habanera para asistir por primera vez al cine aseguró que aunque ya había escuchado la película por la televisión, hoy la pudo entender mucho mejor.

"Aquí somos nosotros los que invitamos, porque a menudo nuestros familiares se sienten incómodos al no podernos convidar a ver una película en el cine.

"A veces nos ubican por discapacitados en un mundo aparte, y proyectos como este recuerdan que seguimos siendo capaces de sensibilizarnos con el arte y de disfrutar como cualquiera de una buena obra", agregó Caballero.

En la actualidad, son más de 50 las cintas adaptadas, y abren una nueva posibilidad de crecimiento personal para los ciegos y sordos cubanos.