Temas Especiales

13 de Apr de 2021

Cultura

Pinceles alemanes desembarcan en Argentina

La exposición presenta un amplio panorama del universo del artista alemán, considerado un revolucionario del arte escénico del siglo XX

Unas 110 obras del artista alemán Joseph Beuys desembarcaron en Buenos Aires en una muestra retrospectiva que se desarrollará hasta el próximo junio en la Fundación Proa.

La exposición presenta un amplio panorama del universo artístico del alemán, considerado un revolucionario del arte escénico del siglo XX por sus propuestas innovadoras y sus cuestionamientos al arte como institución.

En ‘Joseph Beuys: Obras 1955-1985’, se exhiben tanto dibujos como objetos, esculturas, instalaciones, vídeos y performances que permiten al visitante profundizar en las reflexiones del multifacético artista.

La selección no es al azar, sino que refleja el período en el que su obra adquiere una relevancia muy fuerte para la historia del arte y se convierte en el verdadero legado de Beuys, explicó a Efe la educadora de la Fundación Proa, Rosario García Martínez.

Las obras han sido seleccionadas por los expertos Silke Thomas y Rafael Raddi y se distribuyen a lo largo de cuatro salas en la Fundación.

En la primera sala se exhiben obras introductorias y emblemáticas de la obra de Beuys, como la performance de 1965 en la que el artista muestra cómo explicar pinturas a una liebre muerta.

‘Es un vídeo referencial dentro de la obra de Beuys y es muy difícil de conseguir, pero está en la muestra’, apuntó García Martínez.

Allí también se encuentra la obra ‘No podemos hacerlo sin la rosa’, que tiene que ver con una acción en 1972, un referéndum para una democracia directa y tiene un fuerte componente político y abre un espacio de discusión con el público de una bienal, describió la especialista.

Beuys es un artista considerado ‘imprescindible’ para el arte contemporáneo, debido a su estilo transgresor y sus cuestionamientos hacia la educación del arte. ‘Es uno de los tres artistas más importantes de la segunda mitad del siglo XX sin ninguna duda y uno de los más influyentes para el arte contemporáneo’, aseguró García Martínez.

A lo largo de su carrera, Beuys reflexiona y polemiza en torno a diversas cuestiones como el elitismo en el arte y la idea conservadora en esta institución, reivindicando la creatividad como ciencia de la libertad y el sentido revolucionario del arte como herramienta transformadora de la sociedad.

‘La gente piensa en Beuys como un artista muy hermético, pero lo cierto es que siempre habló de su obra. No estaba a favor de la explicación de la obra, pero sí de abrirla al debate para una construcción de sentidos diferentes por parte de cada espectador’, sentenció la experta de la Fundación en diálogo con Efe.

En ese sentido, García Martínez sostuvo que se ‘empieza a abrir la figura del artista hacia una figura más política y comprometida con la situación social y cultural de su época’.

‘La celebre pregunta de Marcel Duchamp por si un objeto, que tuviera su firma y se expusiera en un museo, podía considerarse una obra de arte, funciona como punto de partida para acceder a la obra de Beuys’, sostienen desde Proa.