Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Cultura

Guacamayos azules vuelven al carnaval

Una película entretenida, con personajes memorables e imágenes y música aún más sorprendentes

Dicen que las segundas partes nunca son buenas. Pero por lo general suelen no ser buenas cuando no se repite el elenco, el director, el guionista, el realizador de la música y toda la gente necesaria para que el éxito continúe. Cuando son los mismos genios trabajando, las cosas suelen volver a funcionar.

Hace tres años, la primera entrega de Rio se convirtió en una de las animaciones más interesantes de 2011. Era carismática desde el minuto cero, entretenida, con buen ritmo, buenos personajes y una estética atrayente y colorida. Contaba con todo lo necesario para mantener a los chicos y a los grandes frente a la pantalla.

Esta semana se estrena en Panamá la segunda parte de Rio, otra vez bajo la dirección del brasilero Carlos Saldanha (realizador de Robots y la serie de La Era del Hielo), que vuelve a entregarnos una película entretenida, con personajes memorables e imágenes y partes musicales aún más sorprendentes que en la primera entrega.

El proceso de creación del guión, sin embargo, no fue fácil, y eso probablemente haya incidido en el resultado de la trama. Don Rhymer, que fue el guionista de la primera parte, falleció mientras se encontraba acomodando sobre papel las ideas de Saldanha, a finales de 2012, y a partir de entonces Yoni Brenner (La Era del Hielo 3) se encargó de terminar la tarea.

La trama de Rio 2 por momentos se dispersa: las muchas historias paralelas que intenta abordar no terminan de unificarse. Aún así, se trata de una película más grande y de mejor calidad, y cuenta con toda la diversión que uno podría esperar de una película que lleva como nombre Rio y comienza justamente en Rio de Janeiro.

‘Brasil for export’: de Río al Amazonas

La primera parte de Rio era el homenaje de Carlos Saldanha a su ciudad natal. Fue él quien propuso la idea a Blue Sky Studios y Twentieth Century Fox y quien consiguió el financiamiento para llevar adelante esa oda a su cultura. A su Rio de Janeiro repleta de belleza, de baile, de alegría, de carnaval, de colores y de fútbol.

El resultado fue una película impecable de principio a fin. Era difícil no seguir la trama con entusiasmo y tomarle cariño a Blu, el pájaro azul protagonista. El film no tardó en convertirse en éxito de taquilla y de recaudación. De los 90 millones que costó rodarla, se consiguió 486 millones de ganancia tras su llegada a los cines.

Rio 2 es una continuación también en este sentido. Saldanha, otra vez como director, sigue presentando su cultura brasilera con maestría. Desde Copacabana, el Cristo Redentor y la gente vestida de blanco para festejar el año nuevo en la playa al recorrido que la familia de guacamayos hace desde Rio al Amazonas, en el cual pasan por Brasilia, Salvador y varios puntos turísticos de Brasil.

Esta segunda parte propone el camino inverso a su predecesora. Blu y Perla, que eran los únicos guacamayos de su especie, ahora no sólo están casados y tienen tres hijos, sino que descubren que existen muchos guacamayos idénticos a ellos en el Amazonas. Y, para conocerlos, deciden tomarse unas vacaciones en la selva, en el mundo natural.

Entre las ramas amazónicas, sin embargo, descubren que quizás la reserva de Rio en la que vivían no es el mejor lugar para cuidar a sus hijos y que ser parte de un grupo más grande, de una comunidad, de una tribu, no siempre es fácil. Sobre todo cuando el padre de tu mujer es el jefe de la bandada.

LOS NUEVOS Y LOS MALOS

Si hay algo que debemos reconocerle a Rio 2 es su carismático elenco de personajes. No sólo por la empatía que generan los pájaros principales, sino también por los villanos, liderados por Nigel, la malvada cacatúa amante de Shakespeare que, después de sobrevivir al final de la primera entrega, vuelve actualizado para vengarse de Blu.

Los dos nuevos secuaces de Nigel son los encargados de varios de los momentos más entretenidos de la película y son nada menos que una simpática rana venenosa que no puede expresar su amor y un oso hormiguero mudo que utiliza su larga lengua para hacer las cosas más extrañas.

En la versión original, además, las voces de los personajes principales están a cargo nuevamente de actores conocidos, como Jesse Eisenberg (Blu), Anne Hathaway (Perla), Rodrigo Santoro (Tulio), Leslie mann (Linda) y Andy García (Eduardo). Como yapa, uno de los nuevos personajes es interpretado por el músico pop Bruno Mars (Roberto).