Temas Especiales

24 de Jan de 2021

Cultura

Margot Fonteyn, la cuñada

Además de su padre, su tío y su hermano, que fueron tres connotados políticos istmeños, Rosario Arias de Gal...

Además de su padre, su tío y su hermano, que fueron tres connotados políticos istmeños, Rosario Arias de Galindo también tuvo como cuñada a un personaje notorio, a una de las principales celebridades del ballet. Su hermano Roberto ‘Tito’ Arias se casó en 1955 con Margot Fonteyn, primera bailarina del Ballet Real de Inglaterra.

El matrimonio fue tórrido, no solo debido a las notorias infidelidades de ‘Tito’, sino también al papel que jugó la bailarina inglesa, símbolo de la elegancia de la Corona Inglesa, en un golpe de estado que el político panameño organizó en 1959, que tenía como objetivo derrocar al presidente Ernesto de La Guardia.

De acuerdo con testimonios recabados en el documental ‘Margot’, de Tony Palmer, la artista le confesó a su asistente Colette Clark hasta que punto estuvo involucrada en los delirios golpistas de su esposo. La bailarina comentó que necesitaba hacer otra gira, a lo que su asistente contestó que sería muy extenuante, sobre todo porque Fonteyn acababa de finalizar un tour por los Estados Unidos. ‘Sí, pero las armas no son gratis’, repuso Fonteyn, haciendo referencia al equipo bélico que supuestamente había comprado para la rebelión de su marido, y en el que gastó una cantidad de dinero desconocida.

‘En Margot había mucho de romanticismo... Uno no puede perder de vista la influencia del teatro en su vida’, comenta Rosario Arias de Galindo, tratando de justificar el comportamiento de su cuñada, que, según documentos desclasificados en el 2010 por el gobierno británicos -y que fueron divulgados por la BBC-, estuvo involucrada ‘hasta el cuello’ en el complot.

‘Mirando en retrospectiva se trató de un proyecto de ‘Tito’, que fue un tipo fantasioso toda la vida. Se dijeron muchas cosas de él y Margot. Jamás supe hasta qué punto era verdad’, indica la empresaria.

Después del fracaso del golpe -los revolucionarios se quedaron esperando el arribo de un contingente cubano que nunca arribó a costas panameñas- Fonteyn fue detenida y posteriormente liberada.

La diplomacia británica se refirió al incidente como una ‘comedia mediocre’.