Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Cultura

Nos soltamos el cabello

El cuidado del cabello se encuentra en el ‘top’ de la belleza. Los cambios estacionales le afectan y le hacen perder brillo

Nos soltamos el cabello
La semilla del lino, germen de maíz y aceite de yema de huevo son los mejores aliados.

Activos vegetales extraídos de la semilla del lino, germen de maíz y aceite de yema de huevo son algunos de los componentes más efectivos para cuidar el cabello y mantenerlo en su máximo esplendor.

Los laboratorios Pierre Fabre han concentrado su investigación en la botánica de fibras del lino, con la que han obtenido un activo vegetal de calidad y con el que el pelo fino aumenta su volumen.

David Baco, investigador de cuidados capilares del grupo Pierre Fabre, explica que la innovación en el mercado de los capilares proviene del ‘tratamiento sin aclarado de las fibras de lino para el cabello fino y sin volumen, un aspecto que se aporta gracias a los silicatos de origen mineral’.

El origen del volumen se crea a base de una materia prima de origen natural que actúa sobre la fibra capilar sin apelmazar, endurecer, ni aportar grasa.

VOLUMEN DESDE LA RAÍZ

Los Laboratorios Klorane extraen de la semilla del lino los mucílagos: fibras solubles compuestas por polisacáridos de propiedades filmógenas para crear volumen desde la raíz del cabello.

Patricia Sauer,jefa de formación de Klorane, explica que se trata de un tratamiento que se complementa con tres productos: un champú con tensoactivos; un bálsamo, ligero y de textura transparente y fresca; y un ‘spray’.

‘La textura de esta arcilla, que forma parte de la familia de los silicatos, presenta la ventaja de que en seco es rígida pero se transforma en fluido si se agita’, comenta Baco. Un fenómeno se llama tixotropía y favorece el volumen desde la raíz.

La experta en estilismo capilar Caroline Bufalini explica que para conseguir que el volumen se conserve durante días hay que aplicar el producto sobre el cabello, preferiblemente mojado, de la raíz a las puntas.

Después conviene dejarlo secar al aire para proceder al cepillado, y así se maximiza el efecto volumen.

ACEITES NATURALES

Procedente también de la naturaleza y con un 98 % de activos vegetales y naturales e inspirado en rituales de belleza milenarios, Phyto (Lierac) responde al bienestar del pelo y su luminosidad con cuatro aceites naturales: el aceite de camelia, hidratante y ligero; el de germen de maíz, regenerante; el de yema de huevo, ultra-nutritivo; y el aceite de naranja, protector.

Una mascarilla con queratina es la que se encarga de regenerar el cabello deshidratado mediante una fórmula que contienen un mínimo de 95% de origen natural y vegetal, con una eficacia testada del 75%.

La queratina vegetal reconstruye la materia interna del cabello. El ácido hialurónico se encarga de combatir la sequedad en lo más profundo de la fibra mientras que las ceramidas, extraídas del salvado de arroz, alisan las escamas y rellenan en profundidad las microlesiones del tallo capilar.

El tratamiento está indicado tanto para cabello fino o grueso, pero requieren un un tiempo de reposo diferente: 3 a 5 minutos para el cabello fino y hasta 10 minutos para el cabello grueso. Es suficiente aplicar una nuez de producto de medios a puntas sobre el cabello húmedo y escurrido. Aclarar bien después de su uso.

COMPLEMENTOS CONTRA LA CAÍDA

‘Sorprendente, no hay que hacer nada. El volumen perdura hasta el siguiente lavado. Este efecto de larga duración es debido a los silicatos en forma de polvo: texturizan y generan volumen y, además, absorben el exceso de sebo. El cabello tarda en engrasarse, así se pueden espaciar los lavados y perdura el volumen’, comenta Bufalini.

Por otra parte, el Instituto de Belleza de David Künzle apuesta por un nuevo concepto que nace inspirado en la biofusión: la Peli.cura en colaboración con Biolage, la línea botánica y sostenible de peluquería de Matrix (L’Oréal) para lograr un cabello más espectacular, nutrido y brillante.